Jerez

El Patio de la Tonelería vibró con Melendi

  • El cantautor asturiano ofreció dos horas de puro concierto presentando su nueva gira 'Mi cubo de rubik'

Melendi al inicio del concierto mientras interpretaba 'Tú de Elvis Yo de Marelyn' Melendi al inicio del concierto mientras interpretaba 'Tú de Elvis Yo de Marelyn'

Melendi al inicio del concierto mientras interpretaba 'Tú de Elvis Yo de Marelyn' / Miguel Ángel González

Seguramente ninguno de los asistentes al Patio de la Tonelería de González Byass pudo marcharse con mal sabor de boca el pasado miércoles después de disfrutar durante 2 horas de emociones de todo tipo con Melendi, en lo que significó el segundo concierto de este VI Tío Pepe Festival.

Fiel y puntual a la cita acordada, 21:30 horas, Ramón Melendi aparecía sobre el gran escenario que alberga las instalaciones de la bodega jerezana ante la mirada de unas 1.500 personas, propiciando prácticamente un lleno absoluto que conforme iba pasando la noche más se haría notar.

Con uno de sus clásicos, 'Canción de amor caducada', Melendi iniciaba un concierto difícilmente superable, con una temperatura ideal para la celebración del evento y un público entregado en todo momento al cantautor asturiano.

El artista llegaba a Jerez con su nuevo álbum denominado 'Mi cubo de rubik' y que que ya cuenta con su primer single, 'Besos a la lona', que está siendo todo un éxito de reproducciones en todas las plataformas y radios musicales, donde no para de sonar este nuevo hit. Una nueva gira que inició en junio prácticamente sin descanso tras la anterior en 2018.

Tras interpretar su segundo tema de la noche de forma seguida al anterior, 'Tú de Elvis Yo de Marelyn', Melendi realizó un primer parón momentáneo a la música y quiso abrir su corazón para contar a los allí presentes momentos importantes de su vida. En esta ocasión, el asturiano, gustándose y mostrándose cómodo con la palabra mientras miraba fíjamente a su público, comenzó a contar la historia de cómo llegó a la música y la enlazó con "el mal trago que pasé cuando di mi primer beso", contaba Melendi, que acto seguido interpretó, cómo no, 'Mi primer beso'.

Las sillas y las gradas sirvieron de poco en ciertos momentos del concierto. El público prefería saltar, bailar y disfrutar con Melendi. Más aún cuando, después de cantar 'Besos a la lona' y tener al público entregado al máximo, el cantautor eligió uno de los mayores éxitos de su carrera: 'Un violinista en su tejado'. Un clásico que no pasa de moda y que combinaba a la perfección con el estilo de su más reciente canción.

Y es que Melendi propuso un concierto combinativo en todos los sentidos. Con sus temas más recientes y los más clásicos, pero también alternando el baile, la fiesta y la adrenalina, con el romanticismo y el mayor de los silencios. Un altibajo de emociones para su público que supo conducir en todo momento sin que nadie desconectara su atención lo más mínimo del escenario.

Lo que sí es seguro es que ninguno de los asistentes al patio de la tonelería fue capaz de prever que Melendi bajaría del escenario a saludar a sus fans, cara a cara. Pocos artistas lo hacen, por no decir ninguno. Seguramente no sabía la que se le venía encima cuando apareció por los primeros asientos del Front Stage y varias fans se lanzaron a sus brazos. El asturiano pedía tranquilidad, aunque decir eso a sus más fieles admiradoras no tenía demasiado sentido. Eso sí, pudo recorrer el patio contando sus historias y saludando a todo el mundo que se lo pedía. Como uno más. Al igual que al finalizar firmó autógrafos a todos aquellos que se postraban bajo el escenario.

A las 23:00 horas, con la 'cena de las estrellas' 15 minutos más tarde, todo hacía indicar que el concierto de Melendi llegaba su fin mientrabas interpretaba 'Tocado y hundido' y decía adiós al público. Algo muy alejado de la realidad, porque se marchó para volver transcurridos unos segundos y cantar tras la petición de los asistentes que coreaban "Melendi, Melendi...".

Tras dos temas más, ahora sí -o eso creía todo el mundo- Ramón Melendi ponía el broche de oro a este concierto. Aunque, por segunda vez, y tras petición popular de nuevo, sus músicos volvían a pisar el escenario para despedirse como merecía la ocasión. Hasta cinco canciones más se pudieron escuchar desde esa presunta despedida que vaticinaba el asturiano minutos atrás. En total dos horas de puro concierto que, además, quiso despedir por todo lo alto con otro de sus grandes éxitos: 'Lágrimas desordenadas'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios