Caso de Yaco, el labrador que murió abandonado Este jueves se celebra el primer juicio contra el maltrato animal

  • 'No me abandones’ denunció en 2018 al dueño de Yaco, un labrador que falleció abandonado en el patio de una unifamiliar

Yaco, el labrador muerto en septiembre de 2018 en el Residencial El Ángel. Yaco, el labrador muerto en septiembre de 2018 en el Residencial El Ángel.

Yaco, el labrador muerto en septiembre de 2018 en el Residencial El Ángel.

Comentarios 8

Yaco murió en septiembre del año pasado. Solo y abandonado en el Residencial El Ángel. Seis años antes, un vecino y la protectora ‘No me abandones’ dieron la voz de alarma ante la crítica situación en la que se encontraba el animal. Nada se pudo hacer. Nada le dejaron hacer. El fallecimiento de este labrador color canela despertó la indignación de vecinos y colectivos animalistas, y ‘No me abandones’ no dudó un momento en denunciar el caso de Yaco. Tras meses sin noticias ya hay fecha de juicio. Este jueves 13 de junio el propietario de Yaco se sentará por “maltrato animal”.

Desde la protectora muestran su satisfacción porque “va a ser la primera vez que alguien se siente en el banquillo por maltrato animal. Sabemos que es un delito leve, pero es un gran paso”.

La importancia de este juicio ha llegado a Pacma, partido que ha convocado ante el juzgado una concentración pacífica a las 13 horas para pedir #JusticiaParaYaco.

‘No me abandones’ recuerda que este labrador “tenía un carácter tan noble y cariñoso que se había ganado el afecto de todos los vecinos y personas que pasaban por allí. Acercaba la cabeza a la valla pidiendo a gritos una caricia. Había tenido la mala suerte, como en muchos otros casos, de haber caído en manos de un desaprensivo que lo malcuidaba”.

“Pan duro, pienso reseco y agua con verdín eran su alimento. Muchas personas con corazón intentaron de alguna manera compensar esta triste e injusta situación con caricias y alguna que otra chuche. Mucha gente se preguntaba qué hacía el perro allí, un animal de compañía que nunca tenía compañía”, relatan desde la protectora jerezana.

Días después del fallecimiento, Diario de Jerez recogió la noticia describiendo que un vecino del residencial y voluntario de la protectora se ofreció al dueño del animal a pasearlo cada día si él no tenía tiempo. Sin embargo, no solo recibió la negativa del éste, sino que también obtuvo gritos y malas formas, según declaró la protectora.

A unos días de la celebración del juicio, ‘No me abandones’ y Pacma se unen para pedir justicia para un perro “al que su soledad y aislamiento se unió la delgadez, la suciedad permanente, los parásitos de todo tipo... Encerrado y sin ningún tipo de compasión de su dueño”.

“Sería un gran logro que en Jerez hubiera una sentencia condenatoria de este tipo de situaciones. Sería ejemplarizante y disuasoria para todos aquellos que ahora se mueven en la impunidad en este tipo de maltrato animal”, ponen en valor el colectivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios