Jerez

"Al menos teníamos agua y alimentos, cosa que pocos pueden tener"

  • María Vela narra a este medio cómo vivió el movimiento sísmico en una ecoescuela

Este medio logró contactar ayer, ya bien entrada la noche, con María Vela Campoy en Santiago de Chile, localidad a la que llegó ayer pasado el mediodía. Esta joven licenciada jerezana en ciencias medioambientales realizó a este periódico un somero relato de las circunstancias que rodearon el seísmo del pasado sábado.

Su relato es el siguiente: “Estaba en la ecoescuela ‘El Manzano’, donde además de la gente que allí vive había unas cuarenta personas recibiendo un curso de permacultura (restauración de hábitats con técnicas similares a las que emplea la propia naturaleza). Gracias a la permacultura estábamos en un lugar con alimentos y agua potable, cosa que pocos podían tener. Además, esto (tener alimentos y agua potable) nos ayudó a mantener la calma en los primeros momentos”.

Sobre el movimiento sísmico en sí, María Vela Campoy apuntó a este medio de comunicación que “cuando comenzó el terremoto yo dormía con Paulina, una chica de 20 años que está embarazada, la cual se asustó tanto que saltó encima mía y se abrazó a mí. Yo sólo pensaba en calmarla, por su bebé. Pero todo fue un susto y estamos bien”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios