Urbanismo

Unas viviendas con serio riego de derrumbe llevan 6 meses acotadas

  • Vecinos de la casa colindante han denunciado la situación en el Ayuntamiento y advierten de la cercanía de un colegio

Imagen de la casa con la fachada agrietada y rodeada de vallas.

Imagen de la casa con la fachada agrietada y rodeada de vallas. / Miguel Ángel González

Una finca con cuatro viviendas de pocos metros cuadrados y dos locales, ubicada en las calles Juana Jugán y Argüelles (hace esquina con cada una de ellas), lleva más de seis meses acotada con vallas amarillas colocadas por Infraestructuras por peligro de derrumbe. De hecho, los techos de esas viviendas, en las que no vive nadie, se derrumbaron el pasado mes de mayo, circunstancia que llevó a un matrimonio, cuya vivienda colinda con la que sufrió el derrumbe de los techos, a denunciar la situación en el Ayuntamiento.

Técnicos de Urbanismo acudieron a la finca para analizar la gravedad de la situación, sobre todo teniendo en cuenta que a escasos metros hay un colegio (Padre Torre Silva, más conocido por Oratorio Festivo) y diariamente pasan por esas calles muchos alumnos del centro educativo.

En la inspección comprobaron que se había producido un derrumbe parcial del forjado de la planta baja, así como otras muchas deficiencias en el inmueble, entre ellas la posibilidad de un derrumbe de sus muros hacia el exterior ya que se observa una grieta importante en la fachada, por lo que se procedió como actuación de emergencia al vallado de la zona afectada, tanto por la calle Argüelles como por la calle Juana Jugán.

El Ayuntamiento, a través de Urbanismo, dictó una orden de ejecución tras la visita de inspección realizada a la finca y como es habitual en este tipo de procedimientos disciplinarios, esta orden de ejecución fue trasladada a los propietarios al objeto de que adoptasen las medidas preventivas necesarias para poder reabrir la calle con garantías de seguridad.

Los propietarios han sido instados bien a realizar obras de arreglo de las viviendas (algo que prácticamente se descarta porque es una finca muy antigua), bien a apuntalarla o bien a derribarla para evitar el peligro de derrumbe inesperado.Sin embargo, transcurridos ya más de seis meses en la finca no se ha actuado y el peligro de derrumbe sobre la vía pública es cada vez mayor.

Por este motivo, los vecinos de la casa colindante, que son propietarios también de un garaje en la parte de la finca vallada que no presenta problemas de derrumbe (en la calle Argüelles), han vuelto a acudir al Ayuntamiento, esta vez para solicitar la identidad del resto de propietarios del inmueble a los que no conocen porque abandonaron la finca hace muchos años (incluso dudan de que el Ayuntamiento haya podido dar con ellos). La intención era localizarlos para pactar una actuación conjunta entre todos los propietarios, pero la respuesta que les dieron desde Urbanismo es que por motivos de privacidad no pueden facilitar esos datos, y les propusieron, según aseguran, que costearan ellos el derribo y que luego reclamaran judicialmente a los otros propietarios el coste proporcional de las tareas de derrumbe y limpieza.

Lógicamente se han negado, por lo que "ante la posibilidad de que los propietarios no adopten las medidas ordenadas, Urbanismo tiene previsto una actuación subsidiaria como medida de ejecución forzosa para poder proceder a la reapertura de la calle", señalan desde el Ayuntamiento.

Los vecinos alertan de que muchas veces las vallas aparecen tiradas en el suelo (posiblemente por acciones de gamberrismo), y dicen que los propietarios de viviendas de la calle Argüelles tienen que entrar con sus coches marcha atrás o por dirección prohibida porque las vallas cortan el acceso por el tramo permitido. Y alertan de que los cables eléctricos que están en la parte alta de la finca dañada podrían caerse también y romperse si se produce el derrumbe. Al mismo tiempo aseguran que tras estos días de lluvias la imagen de la fachada en la parte agrietada es más preocupante que en meses anteriores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios