Denuncia de los vecinos de Vista Alegre por las drogas

"Han vuelto las jeringuillas a la calle"

  • Vecinos y comerciantes de Vista Alegre alertan del aumento del consumo de droga en la zona y reclaman más seguridad

  • Insisten en la necesidad de derribar una casa abandonada

Media mañana y el paso es continuo. Los vecinos denuncian en silencio, tienen miedo, no quieren dar sus nombres ni aparecer en las imágenes. Dicen que aprietan sus bolsos por temor a un tirón y que a ciertas horas del día no salen solos. Los comerciantes han aumentado las medidas de seguridad y critican estar "desamparados" en un barrio que "era tranquilo". El consumo de droga en la zona de Vista Alegre y su entorno ha crecido desde la crisis y la barriada pide vigilancia y el derribo de una casa abandonada que se ha convertido "en el chill out de la droga".

"Volvemos a ver jeringuillas en las calles y por aquí pasan muchos niños. Esto clama al cielo y no hay nadie que quiera ponerle solución", alerta Juan. Todos los nombres que se reflejarán en esta información son ficticios por petición de los protagonistas.

"Tú de toda la vida has mandado al niño para el pan para el bocadillo, pues yo hace tiempo que no veo a un niño", declara Antonio. "Están todo el día pidiendo 50 céntimos, ¿tú te crees que soy Madre Coraje? Hay mucha inseguridad y la Policía, si pasa, pasa de largo. Nos gustaría que quitaran esta casa –inmueble abandonado de la calle Vista Alegre–, porque aquí un día pasará a una desgracia y además está llena de ratas. Esto no es normal, todo el día subiendo por ese muro", denuncia Raquel.

Un grupo de vecinos se reúne en los bajos de un bloque y comenta la situación: "Al de Correos le robaron la moto, y también han robado una bombona"; "Están peleando todo el día y aquí está el paso de muchos niños"; "Una va con el bolsito agarrado por miedo a que te den un tirón. Te asustas"; "Aquí se meten como gatos. Esto no se ha visto nunca".

Un comerciante relata que "el otro día vi a dos enganchados a las tres de la tarde en un banco del barrio, se pusieron la gomilla para consumir heroína. Esto jamás se ha visto así". "Ahora pasan muchos con la bicicleta, roban en los coches... Ahora hay más inseguridad y van todos para la casa abandonada. Necesitamos más presencia policial y el foco de infección es la casa", añade Miguel.

"Desde la crisis se ha visto un aumento de pasar drogadictos, gente enferma que necesita una dosis como sea. Hace algo más de un año intentó meterse uno en mi negocio y debo reconocer que por la noche no voy andando, para nada. Necesitamos más vigilancia, sentirnos más seguros", declara Almudena, propietaria de un negocio en la zona.

Otro empresario cuenta que "entran, miran a ver qué se pueden llevar, están pendientes. No hay seguridad. No he tenido ningún incidente porque nos conocemos todos, pero cuando suben van desorbitados". "Hemos cambiado la distribución de los productos porque nos desvalijaban esta zona. Robos muchísimos, he salido corriendo detrás de unos pocos", señala otro empresario. "Nos han robado varias veces, me siento insegura y por eso hemos aumentado la seguridad", explica Ángela, también comerciante.

Desde la asociación vecinal piden más presencia policial, una solución definitiva al inmueble abandonado de la calle Vista Alegre y una intervención "urgente" en el parque que separa San Telmo y la barriada, "una zona de guerra".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios