Jerez

Recogen firmas para derribar una casa abandonada en Vista Alegre

  • Los vecinos piden al Ayuntamiento que actúe en esta vivienda "que se ha convertido en un chutadero"

Casa de la calle Vista Alegre en la que los vecinos denuncian consumo de droga. Casa de la calle Vista Alegre en la que los vecinos denuncian consumo de droga.

Casa de la calle Vista Alegre en la que los vecinos denuncian consumo de droga. / Manuel Aranda

Vecinos de la barriada Vista Alegre están recogiendo firmas para pedir el derribo de una casa abandonada de la calle del mismo nombre. El detonante para que los vecinos se movilicen ha sido el notable aumento de consumo de drogas en el interior de la vivienda, provocando "miedo" entre los residentes, vecinos que prefieren mantener el anonimato en sus denuncias por temor a represalias –los nombres que aparecerán no son reales–.

"En los alrededores hay un punto de venta de droga y utilizan la casa para consumo. Esa vivienda lleva muchos años abandonada, y el gobierno del PP la tapió porque fue ocupada por rumanos. La utilizaban como almacén de lo que robaban por la ciudad y empezaron a tener problemas con la gente de la zona, robando a familias y se enfrentaron", relata Juan. "El PP actuó y la cerró. Desde hace unos tres meses los toxicómanos saltan un muro bajo y utilizan la casa como chutadero. Hay mujeres, hombres, y constantemente hay peleas de madrugada", denuncia Juan.

"El problema en la barriada se ha acentuado en los últimos tres meses. Por ahí pasan niños de la guardería y colegio de Madre de Dios y también pasan por ahí para el colegio Oratorio, Mundo Nuevo y Vallesequillo", alerta Juan. Además, subraya que "la casa presenta un riesgo de derrumbe, nada más hay que verla. Tiene ya las piedras vistas y ni apuntalada ni la zona acotada. Nada".

La vivienda es propiedad de un banco y los afectados se han puesto en contacto con la entidad, avisando de la ocupación y del uso que se está dando del inmueble. "Desde la inmobiliaria del banco nos dicen que la denuncia se pasa al departamento de seguridad, pero nada. Pedimos al Ayuntamiento que actúe de forma subsidiaria y después pida lo que haya costado. Esto está provocando muchos incidentes en la barriada y la gente mayor tiene miedo", señala Juan.

Alberto, otro de los vecinos que se suma a la denuncia, declara que "hay robos y altercados, incluso se han llegado a las amenazas. Esto es un mercadillo de droga y no todo el mundo que consume es pacífico...". "Creo que es la época de mayor movimiento desde hace años. Alrededor de la casa abandonada es mortal y la seguridad no existe", añade Alberto.

"Aquí hay mucha suciedad y gente drogadicta. Aunque se tapiaron algunas entradas, el vandalismo no ha disminuido. La casa abandonada es un peligro porque se puede caer en cualquier momento y hay muchos chiquillos que pasan por aquí a diario", relata José. "Se meten por las ventanas, saltan por la fachada, se drogan y se quedan ahí dentro. Es una pena esta situación porque esta barriada es perfecta, de familias trabajadoras y honradas", añade José.

Hace diez años llegó al barrio Ricardo, otro de los vecinos que quiere denunciar el tráfico de droga en la zona y reconoce que "nunca he visto esto así". "Esto es horroroso. Esta casa es una ruina, aquí se meten, no los ven y está todo el mundo aquí porque se ha corrido la voz. Es desesperante", denuncia Ricardo, añadiendo que "la barriada está abandonada, hace mucho tiempo que no se hace nada aquí.El barrendero pasa una vez a la semana, no hay seguridad y este problema va a más".

En abril de 2016, el teniente de alcaldesa de Sostenibilidad, Participación y Movilidad, José Antonio Díaz, visitó la barriada. En una nota de prensa, el Ayuntamiento informó de que el delegado "tomó nota de todas las necesidades y una vez trasladadas a las distintas áreas se establecerá un calendario de actuación". Los vecinos de Vista Alegre lamentan que no se haya actuado como se prometió en la visita, y esperan que el gobierno decida actuar en esta finca, como ha anunciado que hará en la ubicada entre las calles Juana Jugán y Argüelles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios