Crisis del coronavirus

La mujer con positivo ingresada en la UCI de Jerez sigue en estado grave, pero estable

  • La contagiada es una vecina de El Puerto y su marido está en cuarentena tras dar negativo en la prueba

  • El conductor de la ambulancia que la trasladó al hospital sigue en aislamiento, no así su sustituto del siguiente turno

  • El SAS y los sindicatos médicos guardan silencio sobre la reunión celebrada en el hospital para abordar los posibles errores en la aplicación del protocolo

Usuarios se ponen mascarillas antes de acceder hoy al hospital de Jerez.

Usuarios se ponen mascarillas antes de acceder hoy al hospital de Jerez. / Miguel Ángel González

La mujer de 64 años ingresada desde el domingo en el hospital de Jerez con el positivo de coronavirus sigue en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en estado grave, pero estable. Según la información recabada por este medio entre el personal del centro hospitalario, la mujer es vecina de El Puerto de Santa María y su marido está en cuarentena tras dar negativo en la prueba.

Las mismas fuentes confirmaron que el lunes se recibió el resultado de la prueba realizada a la mujer con el positivo en coronavirus, afección a la que responde el tratamiento aplicado a la paciente desde su ingreso en la UCI. Sin embargo, la Consejería de Salud y Familia de la Junta de Andalucía sigue sin incluir a esta mujer entre los casos confirmados en la comunidad autónoma, donde según el último parte publicado a la una de la tarde, en las últimas horas se han confirmado otros doce casos, diez de ellos localizados en Málaga, otro en Jaén y uno más en Sevilla.

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) mantiene su silencio sobre el caso de esta mujer y sobre las circunstancias que rodearon su ingreso en el hospital, que según la información avanzada por Diario de Jerez, se produjo sin pasar por el protocolo establecido por las autoridades sanitarias. 

Las mismas fuentes recordaron que la paciente, que llegó al hospital sobre las diez y media de la mañana del domingo, pasó por distintos servicios del hospital (Urgencias, Sala de Tratamientos, Observación y Plan de Infecciosos) antes de su ingreso en la UCI ya por la noche, horas en las que estuvo en contacto tanto con otros pacientes como con personal del centro hospitalario,  estos últimos en aislamiento desde que se conoció el positivo en coronavirus, sin que se adoptaran las medidas de aislamiento y protección establecidas en los protocolos de la Consejería de Salud. 

El SAS también mantiene su mutismo sobre la reunión de urgencia celebrada a primera hora de la tarde de hoy con los sindicatos médicos para abordar esta crisis, encuentro sobre el que también guardan silencio los representantes sindicales y del que no ha trascendido información alguna a los trabajadores del centro sanitario, entre los que se mantiene la alarma por posibles errores en la aplicación del protocolo.

Se desconoce si los pacientes que coincidieron con la contagiada a las largas horas que pasó en las dependencias del hospital han recibido atención específica por posible contagio. Fuentes del hospital indicaron que hasta que la mujer ingresó en la UCI no se aplicó el protocolo, decisión que adoptó el médico intensivista tras comprobar el empeoramiento del estado de la paciente durante su estancia en la planta de infecciosos.

Ante el agravamiento de la asfixia de la mujer, el intensivista decidió tratar la situación como un caso de coronavirus a la espera de los resultados de la prueba, que confirmaron las sospechas de este profesional. Con antelación, a la paciente se administraron aerosoles, sin que se adoptara ninguna medida de protección para el personal sanitario ni los pacientes que había en la misma sala.

Curiosamente, el personal de la UCI no ha hecho simulacros por casos de coronavirus a diferencia de los trabajadores sanitarios de otros departamentos del hospital, caso de las urgencias, donde las fuentes consultadas aseguran que comenzó la cadena de errores en la atención a la infectada.

También permanece en aislamiento en su domicilio el conductor de la ambulancia que trasladó a la mujer ingresada, que según Grupo SGG, la empresa que prestó el servicio del transporte sanitario, está en cuarentena por prescripción médica, no así el trabajador del siguiente turno, que siguió transportando a pacientes en la misma ambulancia.

Desde SGG confirmaron que el segundo técnico-conductor se ha sometido a la prueba con resultado negativo y no presenta sintomatología, por lo que se mantiene en activo a falta de indicación al contrario de los facultativos.  

La empresa no facilita datos sobre el número de pacientes trasladados tras la contagiada en la misma ambulancia, que se llevó a desinfectar el lunes por la tarde, una vez recibieron notificación del positivo por coronavirus, es decir, día y medio después del servicio a la mujer ingresada. 

SGG actuó de acuerdo con el protocolo que dictan las autoridades sanitarias y no entra en las decisiones que el SAS pudiese adoptar sobre los otros pacientes trasladados, indicó un portavoz de la empresa, no sin recalcar que, en el caso de los dos trabajadores que utilizaron la ambulancia, también se limitan a seguir los protocolos de actuación que dicta la Administración.

"Si dice -la autoridad sanitaria- que el conductor tiene que estar en cuarentena, lo estará aunque nosotros dijésemos que no, que no es el caso", puntualizó el portavoz en alusión al caso del técnico que sigue trabajando y para el que no hay prevista ninguna medida preventiva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios