Jerez

La plantilla de Acasa vuelve al trabajo pero no deja la acampada

  • Termina la huelga en el servicio de ayuda a domicilio, aunque el comité seguirá convocando movilizaciones · Desde ayer no circula ningún autobús de Linesur

Las trabajadoras de ayuda a domicilio vuelven hoy a sus puestos de trabajo tras concluir la huelga que empezó a primero de enero. La movilización termina sin que la plantilla haya conseguido regularizar sus nóminas, teniendo aún que cobrar los salarios de diciembre, enero y febrero, aunque estos dos últimos sufrirán un recorte por los descuentos de huelga.

El colectivo -en su mayoría de mujeres- decidió así en asamblea reincorporarse a sus trabajos aunque el 'campamento dignidad' sigue en pie. "Nos repartiremos las noches y seguiremos durmiendo ante el Ayuntamiento porque la gente no está dispuesta a abandonar la acampada. Ya que hemos llegado hasta aquí, hay que luchar hasta el final", declaró ayer la presidenta del comité de Acasa, Encarnación Barrios. La vuelta al trabajo conlleva así que las movilizaciones que a partir de ahora se convoquen no tenga la respuesta masiva de participación como en anteriores ocasiones, un hecho que desde el comité remarcaron para que "aunque vean menos personas en las protestas, seguimos juntas en esta lucha. Pero no podíamos continuar con la huelga ni por los usuarios ni por nosotras".

Otro importante revés se lo llevó ayer la plantilla de Linesur, concesionaria del transporte de autobuses en pedanías y barriadas rurales. Desde las tres de la tarde no circula ningún vehículo de la empresa por falta de gasoil, dejando todas las paradas sin transporte de forma "indefinida". Así lo confirmó el presidente del comité, Alejandro Gómez, quien lamentó que "por ahora no hay sobre la mesa ninguna solución al conflicto. La dirección de la empresa nos ha vuelto a repetir que no entra ni un duro y que ya no pueden mantener más el servicio si el Ayuntamiento no les paga".

Desde hace algo más de una semana la plantilla ya puso la voz de alarma ante el incumplimiento de los servicios mínimos en la huelga indefinida. Y finalmente, el gasoil no llega ni para un sólo vehículo. "No hay derecho que esté ocurriendo esto. Las pedanías y barriadas no se merecen estar sin autobuses. Así que la señora alcaldesa debería hacer algo ya", declaró Gómez. Ante este escenario, los trabajadores se concentrarán diariamente en el garaje de la concesionaria sin muchas esperanzas de que el conflicto se resuelva a corto plazo. "Sabemos que la empresa no nos va a pagar tampoco este mes. No hay dinero, no hay dinero", remarcó Gómez.

La plantilla de Urbanos Amarillos continúa también con una huelga que ayer cumplió su primer mes. La concesionaria sólo ha abonado al 80% de los trabajadores la mitad de la nómina de diciembre, un pago insuficiente para que el colectivo se replantee la desconvocatoria de la movilización.

Por otro lado, las empleadas de Limasa tienen hoy una cita importante, una nueva asamblea con el objetivo de conocer la actual situación de la concesionaria. Las trabajadoras de este servicio -limpieza de colegios públicos y dependencias municipales- también sufren importantes retrasos en el cobro de sus nóminas, debiéndoles desde hoy tres salarios. "El lunes tuvimos una reunión con la dirección de la empresa y nos volvió a repetir que no puede más. Dice que el Ayuntamiento se ha comprometido a pagar todos los días 15 del mes una nómina. Pero claro, el 15 de marzo ya nos deberían cuatro con la extra", señaló la presidenta de la sección de Dependencias, Inmaculada Rincón.

Por último, el SIP realizará hoy una concentración en la acampada anexa a la Jefatura. El calendario de movilizaciones previsto se completa con una sentada frente a los accesos de la Jefatura de la Policía Local para protestar por el impago de las nóminas de diciembre (aún no está abonada en su totalidad), enero y febrero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios