Bodegas

El sector del vino de Jerez agotará el plazo de tres meses para responder a Bruselas

El presidente del Consejo y el delegado de Agricultura junto a los nuevos vocales en la constitución del nuevo pleno del vino. El presidente del Consejo y el delegado de Agricultura junto a los nuevos vocales en la constitución del nuevo pleno del vino.

El presidente del Consejo y el delegado de Agricultura junto a los nuevos vocales en la constitución del nuevo pleno del vino. / Miguel Ángel González

Las organizaciones sectoriales del Marco de Jerez han renunciado a la posibilidad de lograr un acuerdo en el pleno de noviembre para responder al requerimiento realizado por Bruselas acerca de la modificación del pliego de condiciones para dar amparo a los vinos no fortificados. La Comisión Europea (CE) cuestiona lo que pueden considerarse dos incongruencias históricas que persisten dentro de la Denominación de Origen, a saber, la división entre zona de crianza y de producción, de un lado, y la posibilidad de criar Fino y Manzanilla indistintamente en Sanlúcar de Barrameda.

Aunque productores y bodegas disponen hasta mediados de diciembre para buscar el ansiado acuerdo, ya que por esas fechas expiran los tres meses del aplazamiento de la respuesta a Bruselas solicitado por el pleno del vino en agosto, las partes se conjuraron para tratar de zanjar este asunto con anterioridad, en concreto en el pleno de noviembre, sin que se hayan registrado avances en los contactos mantenidos hasta la fecha.

Las organizaciones representativas del sector únicamente han mantenido tres reuniones formales desde agosto, ya que los contactos se retomaron una vez constituido el nuevo plenario tras las elecciones del Consejo Regulador, proceso que se prolongó hasta bien entrado octubre.

En dichos encuentros, las partes han vuelto a poner de manifiesto las grandes diferencias que existen dentro del sector, donde la patronal bodeguera Fedejerez defiende integrar la Manzanilla de Sanlúcar en la Denominación de Origen del Jerez –o fusionar ambas denominaciones de origen si se prefiere–, propuesta que no convence al resto y que, según la información recabada por este medio, tampoco gusta a la Consejería de Agricultura.

El objetivo prioritario de las cooperativas, que ahora ostentan la mayoría en el pleno, sigue siendo la equiparación de la zona de crianza con la zona de producción, pero ni Fedejerez, que antes parecía dispuesta a apoyar esta moción, ni viñistas independientes de Asevi-Asaja lo ven con buenos ojos.

Los viñistas, por su parte, se inclinan por paralizar el expediente de modificación del pliego de condiciones para mantener el status quo y, a partir de ahí, volver a sentarse sin prisas a negociar todos los temas del pliego de condiciones que interese cambiar porque reporten beneficios al sector en general.

Asevi-Asaja también defiende la necesidad de que cualquier acuerdo para la modificación del pliego de condiciones tenga que ser aprobado por una mayoría cualificada del pleno –2/3 de los veinte vocales– en aras de la defensa del interés general, toda vezque considera que las mayorías simples provocan división o, en este caso, agravarían la ya existente en el Marco de Jerez.

Y las bodegas de Sanlúcar, huelga decir que están en contra de prohibir la crianza de Fino de Sanlúcar, como tampoco aprueban la extensión de la zona de crianza a todo el Marco.

Todos son conscientes de la necesidad de ceder en sus posturas para alcanzar un acuerdo, pero hasta el momento todos siguen en sus planteamientos iniciales o incluso han dado pasos atrás, si bien unos más que otros mantienen el optimismo de aprovechar las tres semanas que restan para que expire el plazo e intensificar los contactos para alcanzar una solución de consenso que, a día de hoy, sigue estando bastante alejada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios