La denuncia ha sido presentada ante la Guardia Civil Le roban el coche al jefe de la Policía Local de Vejer

  • El vehículo, un BMW 525 automático, de color negro y de unos diez años de antigüedad, estaba estacionado en la calle Los Olivos y fue sustraído la madrugada del sábado

  • "No creo que hayan ido a por mí", dice el máximo responsable de los policías vejeriegos

El vehículo robado en Vejer es muy parecido a este. El vehículo robado en Vejer es muy parecido a este.

El vehículo robado en Vejer es muy parecido a este. / D.C.

El jefe de la Policía Local de Vejer, Bartolomé Vallejo, ha denunciado ante la Guardia Civil el robo de su vehículo particular, un BMW 525 automático y de color negro. Según la denuncia, el coche estaba estacionado en la calle Los Olivos de Vejer y la sustracción se produjo la madrugada de este sábado, concretamente entre las 12 de la noche y las cuatro de la madrugada, aproximadamente.

En declaraciones a este periódico el propio Bartolomé Vallejo ha confirmado los hechos y ha mostrado su sorpresa porque un hecho así se haya producido en Vejer, una localidad muy tranquila en materia de seguridad ciudadana. "Aquí se producen dos o tres robos de vehículos al año, no más", calcula el máximo responsable de los policías vejeriegos.

Pero Bartolomé Vallejo no cree que los ladrones hayan ido a por él precisamente por ser el jefe de la Policía Local. "Hombre, nunca se puede poner a mano en el fuego, pero no creo que haya sido por eso. Yo creo que más bien lo que les ha atraído era el coche en sí, que estaba muy bien cuidado y se veía muy elegante", aclara.

En concreto, el turismo robado es un BMW 525 automático y de color negro cuya matrícula es 2747-GVP. Es decir, que, a la vista de las letras de la placa, cuenta con unos diez años de antigüedad, "aunque parecía que estaba nuevo", insiste Vallejo.

La denuncia fue presentada ante la Guardia Civil para que así el aviso se extendiera a todo el territorio nacional. El temor del jefe de la Policía Local de Vejer es que el coche haya caído en manos de una de esas mafias que desmantelan vehículos de alta gama y que, tras cruzarlos a África, los vuelven a montar para venderlos luego allí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios