Cultura

Gervasio Sánchez logra el Premio Rey de España de Fotografía

  • El veterano fotógrafo y periodista español ha sido distinguido por una imagen sobre el drama que sufren las personas mutiladas por las minas antipersonales.

Comentarios 3

El veterano fotógrafo y periodista español Gervasio Sánchez fue distinguido hoy con el Premio Internacional de Periodismo Rey de España en la categoría de Fotografía por una imagen sobre el drama que sufren las personas mutiladas por las minas antipersonales.

La instantánea, que pertenece a la serie Vidas minadas, 10 años después, fue publicada en el suplemento Magazine, del periódico La Vanguardia, y en el diario Heraldo de Aragón, el 18 de noviembre de 2007.

El jurado de la XXVI edición de los galardones, que conceden anualmente la Agencia Efe y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), destacó "el compromiso social del autor de las fotografías, quien ha convertido este tema en una causa personal".

Asimismo, decidió conceder una mención honorífica al colombiano Héctor Fabio Zamora Pabón por 8 minutos para un rescate, sobre la evacuación de un militar herido por una mina, imagen publicada en el diario El Tiempo, de Bogotá, el 8 de junio de 2008, en la que recoge el dramático momento en el que el soldado es izado a un helicóptero.

Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona de 1984, Gervasio Sánchez, de 49 años, ha cubierto los principales conflictos armados del mundo, tanto la guerra del Golfo como los de la antigua Yugoslavia, África, Asia y América Latina.

El galardonado trabaja para el Heraldo de Aragón, además de colaborar con la Cadena Ser, el servicio en español de la cadena pública británica BBC, el Magazine, de La Vanguardia, y la revista TIEMPO.

En 1995, emprendió su proyecto fotográfico Vidas Minadas sobre el impacto de las minas antipersonales sobra las poblaciones de los países más minados del mundo, entre ellos Afganistán, Angola y Camboya, que concluyó en 1997 con un libro y una exposición.

Ese proyecto, organizado por las organizaciones no gubernamentales Manos Unidas, Médicos Sin Fronteras e Intermón, tuvo su continuidad: en 2002, Sánchez publicó Cinco años después. Vidas Minadas y en 2007, Vidas Minadas, 10 años después.

Otros libros fotográficos suyos son El Cerco de Sarajevo (1994), resumen de su trabajo en la sitiada capital bosnia; Kosovo, crónica de la deportación (1999) y Niños de la Guerra (2000), que resume su trabajo en la última década del siglo XX en más de una quincena de conflictos armados.

En 2001, apareció su libro La Caravana de la Muerte. Las víctimas de Pinochet, y en 2005, Sierra Leona. Guerra y Paz.

El Premio Internacional de Periodismo Rey de España en la categoría de Fotografía, dotado con 6.000 euros (unos 7.900 dólares) y una escultura de bronce del artista Joaquín Vaquero Turcios, se suma a la larga lista de galardones con que Sánchez ha sido distinguido a lo largo de su carrera, entre ellos el Premio Cirilo Rodríguez.

En 1998, con motivo de la celebración del 50 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) le nombró "Enviado Especial de la UNESCO por la Paz".

La agencia de la ONU adoptó esa decisión "por el extraordinario testimonio que ofrece mediante la fotografía del calvario que padecen las víctimas de las minas antipersonales y por su infatigable promoción de una cultura de la paz al sensibilizar a la opinión pública mundial sobre la necesidad de proscribir estas armas y de ayudar a los mutilados a reinsertarse en la vida cotidiana".

Sánchez: La presión de mucha gente ha permitido la prohibición de las minas

La presión de mucha gente y de Organizaciones no Gubernamentales (ONG) ha permitido alcanzar el objetivo de que se prohíban las minas antipersonas, ha señalado a EFE Gervasio Sánchez.

"Las campañas que funcionan son las que están apoyadas por múltiples organizaciones, y en el caso de las minas antipersonas fueron apoyadas por mas de un millón de ONG, que han trabajado por un tratado contra las minas", explica.

El periodista, que ha convertido "en una causa personal" el "compromiso social", mostró su satisfacción por haber sido premiado.

"Uno no trabaja para ganar premios -explica-, pero son bien recibidos por emotivos y porque de alguna manera, cuando te dan premios de diferentes lugares y sobre el proyecto que estas trabajando, es más satisfactorio".

Gervasio Sánchez insiste en que "hay que unirse para hacer campañas de este tipo; en solitario sólo puede beneficiar a cada uno individualmente, pero difícilmente será interesante si las ONG no están. La presión de mucha gente ha permitido alcanzar el objetivo de que se prohíban las minas antipersonas".

El periodista considera que, en el tema de las armas, que es algo que nunca ha interesado en España, algo ha cambiado: "Me sorprendió que en el programa Tengo una pregunta para usted alguien preguntara a Zapatero por la venta de armas, algo que nunca le ha interesado tocar a Zapatero ni a Rajoy, pero cuando algo interesa a la opinión pública, los gobiernos tienden a reaccionar, como sucedió con las bombas antipersonas".

Su intención es seguir denunciando el drama de las personas mutiladas por las minas. "Es algo que empecé en 1996 y voy a seguir trabajando en ello. Los que conocí entonces era niños y ahora son adultos, que van a tener hijos, y es importante seguir recordando un problema que sigue vigente".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios