TRATO Y RETRATO

Javier, el Benítez periodista

Javier, el Benítez periodista Javier, el Benítez periodista

Javier, el Benítez periodista

Como dijo el taurino "hay gente pa tó". Y en una familia enorme como la nuestra, que extiende sus tentáculos de manera casi inverosímil por casi todo el tejido social jerezano -médicos, bodegueros, abogados, agricultores, ganaderos, funcionarios, arquitectos, Sultanes como yo- no podía faltar un miembro de la canalla.
Así que este tío grandullón de barba cerrada -bucólica mezcla de Pedro Picapiedra y un picador antiguo pintado por Gutiérrez Solana en un día malo- ha resultado ser el ungido por los dioses familiares para cubrir ese vacío imposible.
Y ya que se puso a ello lo hizo a lo grande. Desde la primera vez que lo vi en un despachito del primer piso de la SER en la calle Guadalete, el hijo de mi tío Javier y mi tía Mari Nati ha ejercido de corresponsal de El País, de la CNN, director de periódicos -con el dudoso gusto de reclutarme- hasta llegar, de momento, a la dirección provincial de nuestra bienamada televisión autonómica, que a Juan Imedio tiene en la Santa gloria.
No satisfecha aún su trayectoria, aquí mi primo el periodista ha recibido numerosos premios nacionales y locales. Siendo sin ninguna duda el más oneroso, dado el diámetro que calza, el último que le han otorgado: el de "Los amigos del sombrero". Ave primo, cráneo privilegiado. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios