El daño que siempre trae el éxito

El cortoplacismo y la autocomplacencia comprometen a las empresas, y también al gobierno de los territoriosLos buenos gestores son los que guardan para cuando no haya, y eso no es habitual.