Entre paréntesis

Rafael Navas

rnavas@diariodejerez.com

Copiar y pegar

Estos presupuestos no tienen ambición y no responden al principal problema que tiene la provincia que es el desempleo. No hay ninguna estrategia para la provincia por parte de un gobierno perezoso que se limita a dar continuidad a lo que ya estaba y a vivir de las rentas. Unos presupuestos que no apuestan por el crecimiento, el empleo, que no son sociales y que se limitan a cumplir al mínimo con sus obligaciones legales. Han vuelto a incumplir sus promesas, no atienden a la provincia, que es de las que menos inversión tienen y demuestran la falta de compromiso del gobierno con los ciudadanos de la provincia". ¿Quién dice esto? El PSOE esta semana. Pero estas frases -que probablemente a la mayoría de los ciudadanos no les digan nada- son las mismas que pronunciaron durante tres décadas los dirigentes de la oposición, sobre todo el PP ahora en el Gobierno, a los socialistas. De manual. De manual de políticos profesionales. El día de la marmota versión presupuestos.

Está pasando con las inversiones anunciadas pero también con medidas que tomaban los que antes gobernaban, como el cierre de camas en verano con la excusa de obras en los hospitales, sólo que cambian los protagonistas que las anuncian. Con el Museo del Flamenco en Jerez, para el que se han anunciado cinco millones -y no nueve como anunció el anterior Gobierno socialista- nos encontramos con la terrible sorpresa de que no sólo hay menos dinero sino que los partidos cambian los papeles cuando los ciudadanos desearíamos que fuesen todos a una y, por supuesto, a por los nueve millones.

Naturalmente que unos y otros negarán la mayor y sostendrán que sus discursos no han cambiado. En eso sí que no cambian. A ver si alguna vez, aunque sea por casualidad, un partido político, al dejar o llegar al Gobierno, reconoce que el 'otro' ha hecho algo bien o que llevaba razón. Esto es una utopía en estos tiempos en los que los giros de cintura política son habituales, incluso cuando suponen caer en contradicciones con lo que dentro del mismo partido se dice en la provincia de al lado.

A falta de saber si el Presupuesto de la Junta de Andalucía elaborado por el Gobierno de PP y Ciudadanos se acaba aprobando, visto el órdago de Vox -que considera que lo podría haber firmado el PSOE-, lo que ya hemos podido comprobar es que las maquinarias de los partidos son capaces de adaptarse en cuestión de segundos a las nuevas circunstancias.

En estos tiempos de exámenes de Selectividad y de polémicas sobre el nivel de las pruebas, habría que recordar a los partidos que está prohibido copiar. Y a quienes forman parte de ellos exigirles que al menos claven un poco más los codos a la hora de analizar y valorar la realidad. Porque del nivel de nuestra clase política depende el futuro de un país, una comunidad, una ciudad. Y, sin embargo, para ser político no hace falta pasar ningún examen.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios