Flamenco

Pepe Marín

Doble luto en el mundo del flamenco: Alfredo Benítez y Manuel Herrera

La edición de Diario de Jerez me ofreció en la mañana de ayer jueves la triste doble noticia del fallecimiento de dos amigos: Alfredo Benítez, de Jerez y Manuel Herrera Rodas de Casariche (Sevilla). Con ambos compartí charlas, tertulias y trabajos.

A Alfredo, antes, mucho antes de que dedicara afición y vocación a la divulgación del flamenco y, a convertirse en hacedor de muchos de los que ahora le honran por su entrega y enseñanza, fue la guitarra el instrumento que le ilusionó y emocionó junto a Rafael del Águila y del que tuvimos ocasión de disfrutar en el espectáculo que, dedicado a García Lorca ensayamos e interpretamos en el patio de la antigua Escuela de Comercio, como integrante del grupo de teatro de Radio Popular de Jerez que tuve la oportunidad de configurar y dirigir.

Fue en los comienzos de los años setenta del pasado siglo. Después coincidiríamos en incontables ocasiones entre otras cosas por proximidad vecinal y por amistad así mismo con su hijo Ezequiel. En la tarde noche precisamente del miércoles, en charla telefónica con Antonio Benítez Manosalbas estuvimos hablando de Alfredo Benítez, común amigo, muy posiblemente en el instante mismo de su óbito. Desde estas líneas que Diario de Jerez me permite insertar quiero sumarme, junto a sus seres queridos, al pesar por tan sensible pérdida.

Desde Sevilla me llegaba ayer la pérdida de otro amigo en el flamenco: Manuel Herrera Rodas, con quien así mismo mantuve una prolongada amistad muy especialmente a través de la Revista Sevilla Flamenca y su vinculación con la peña flamenca “El Pozo de las Penas”, de Los Palacios, de la que aún conservo –enmarcado-, el azulejo que me entregó en agradecimiento a mi intervención en la Semana Cultural de dicha entidad sevillana en el año 1980, como presentador del conferenciante, el poeta arcense Antonio Murciano.

Con posterioridad con el espectáculo “La fragua de Tío Juane” o la vinculación con el premio “El compás del cante” del que, durante una veinte de años fui miembro del jurado del mismo y al que él estuvo íntimamente unido. Descanse en paz el gran entendido, el amigo y compañero de ilusiones flamencas, Manuel Herrera Rodas.

Hoy quiero dejar constancia de mi profundo pesar por la pérdida definitiva de dos grandes amigos que lo fueron en lo personal y en el arte flamenco: Alfredo Benítez y Manuel Herrera. Descansen en paz.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios