La Crestería

Manuel Sotelino

Postureo cofrade

A través de una nota informativa, la hermandad de la Oración en el Huerto (me permito decir que una de las más bonitas de esta ciudad y de la Semana Santa) ha dado a conocer los nuevos capataces para sus pasos de cara próxima Semana Santa. Por un lado, para el paso de misterio, será Antonio Jaén Gómez, mientras que el martillo del paso de palio lo tocará Ildefonso Rubio Frías. Ambos hermanos de la cofradía dominicana.

Como suele ser habitual, aunque haya habido desacuerdos y hasta declaraciones de guerra, la junta de gobierno agradece el servicio prestado por los anteriores. Hay que aclarar que en el Huerto no es el caso. Juan Antonio García Gallego, ‘Gorrión’, en el paso de la Virgen de la Confortación y Manuel Ballesteros Agabo en el misterio después de más de cuarenta años el mando de la cuadrilla y, curiosamente, actual hermano mayor de la corporación.

Pero la junta de gobierno, a reglón corrido, agradece también a los capataces y equipos de capataces que han dirigido su ofrecimiento para llevar los pasos. Siempre se ha dicho en esto de las cofradías que si se tirara un saco de martillos al aire ninguno llegaría a tocar el suelo. Siempre habría una mano dispuesta a pillarlo antes de quedar en tierra de nadie.

De todo esto hago una doble lectura. La habitual y fácil de los tomadores de martillos, capaces de vender lo que sea por agarrarse a un traje negro, y, también, la de los que lícitamente prestan un servicio a las cofradías en una segunda fila. Sin querer destacar ni levantar el brazo. Ahí estriba la cuestión para que cada uno elija estar en la parte del río que prefiera. Nada descubro al afirmar que existen cofrades dispuestos a matarse por sus hermandades de una forma callada y los que se postulan hasta para llegar los primeros a los servicios colocados en la calle Visitación. Ya saben de lo que les hablo, postureo. 

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios