Entre paréntesis

Rafael Navas

rnavas@diariodejerez.com

Esto es lo normal

Un "fallo informático", carteles copiados de caballos por las playas, monumentos religiosos a debate... ¿Qué sorprende ya?

Lo normal desde que existen los concejales de Economía de todo el mundo es que cuando dan a conocer las cuentas del año en sus ayuntamientos siempre son positivas. Curioso. No se conoce a ninguno que convoque una rueda de prensa para decir que han sido negativas o lo mal que van las cosas. Y si tan bien van en Jerez y hay por fin un superávit (por el que se pelean ahora PSOE y PP), en la calle se está notando más bien poco.

Dice el delegado del ramo en Jerez, Santiago Galván, que es "normal" que de vez en cuando se estropeen los ordenadores del Ayuntamiento -de todos los ayuntamientos del mundo- y que debido a ello no se pueda realizar ningún pago, ni a empleados ni a proveedores ni a nadie. Una semana, diez días... Lo normal. Pasa todos los años, dice el delegado. Lo que ya no parece tan normal es que nadie desde el gobierno local haya tenido la deferencia de dirigirse a los empleados afectados por los impagos para ofrecerles una explicación cara a cara y pedirles disculpas. No debe ser muy agradable estar días y días esperando a cobrar y enterarte por los medios de comunicación de que ese retraso se debe a un "fallo informático". En pleno siglo XXI, cuando los cohetes llegan más allá de Plutón, hay empleados que no cobran porque -como lo oyen- se ha estropeado un ordenador. Es para preguntarse cómo ha podido llegar la Humanidad hasta ahora sin la existencia de la informática.

En fin. Lo normal cuando cada año por estas fechas llega la Feria Internacional de Turismo (Fitur) es que se presenten los principales atractivos de la ciudad, aunque a veces el público que asiste a los actos en el evento madrileño sea el mismo que podemos encontrar en cualquier acto de Jerez. Acude nuestra ciudad con un calendario festivo en el que se ha metido todo lo imaginable, hasta el punto de que cualquier foráneo que lo vea se preguntará si lo normal es que en Jerez estemos todo el año de fiesta. Por supuesto no es así, pero a veces se quiere dar la imagen de que esto es un no parar de pasarlo bien y el mensaje puede ser contraproducente, pues además se crean falsas expectativas y se les resta valor a las fiestas importantes. Lo normal, por cierto, es presentar un cartel de los eventos festivos de Jerez ya usado en la época del PP, o sea, copiado, en el que la imagen sea la de unos caballos por la playa.

Y lo normal cuando no se tienen las ideas muy claras es buscarse líos absurdamente, como ha sucedido esta semana con el concejal Francisco Camas, una persona moderada y tolerante que -aún nos preguntamos por qué y cómo- ha cuestionado la colocación de monumentos religiosos en las vías públicas de Jerez. Se ha metido en un charco de características semejantes a la laguna de Torrox, con el famoso cocodrilo dentro. Luego ha llegado la alcaldesa vestida de bombero y, sí, le ha corregido. No son sólo los religiosos, dice, sino todos los monumentos. Veremos. Por lo pronto a la escultura de la Virgen del Sagrado Corazón en Montealto no se lo están poniendo nada fácil. Y claro, tras lo dicho por el delegado, lo normal es pensar que se esconde algo detrás. Porque lo normal es que con lo que tenemos en esta bendita ciudad ya no nos sorprendamos por nada.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios