El mundo bodeguero jerezano te da la oportunidad de conocer personas que, sin ellas, el Marco de Jerez no sería lo mismo. Libros de historia del jerez, abiertos de par en par, de los que nunca se termina de saber algo más. Gente buena, que ha vivido el sherry y su evolución durante muchísimos años y que, son la voz de la experiencia. Una trayectoria de la que bebemos todos los que como un servidor, nunca terminamos de aprender. En unos días se jubila un buen amigo. Quien durante algunos años tuve como 'compañeros de batallas' en este mundo bodeguero. Él fue quien me dio de beber este bendito 'veneno' del saber de los jereces y las manzanillas. Él es don Joaquín Peña Cala. Siempre elegante, con su inseparable americana y corbata a juego con pañuelo. Un hombre que ha vivido por y para la manzanilla La Guita durante toda su vida profesional. Uno de los que creó la marca que hoy baña las casetas de la Feria de Sevilla. Responsable de relaciones institucionales de la compañía, Joaquín ha sabido siempre ganarse el cariño de los compañeros y clientes, gracias a su cercanía, su paciencia, y sobre todo su sapiencia. Saldrá, como digo, en poco tiempo de la firma bodeguera por la puerta grande. Y aunque algunos intenten dibujar esa puerta más pequeña, tarde o temprano descubrirán que es muy difícil encontrar a una persona como Joaquín. Siempre ha contado en las múltiples visitas comerciales por bodega, que su secreto mejor guardado para estar tan activo a su edad, es que por sus venas corre manzanilla. Incansable #sherrylover de los de antes, se retira un profesional del jerez. Dios quiera que en el tiempo que tendrás ahora para disfrutar de tu familia y amigos, podamos compartir a menudo, unas copas de cualquier sherry y brindar por la historia de los jereces y las manzanillas. Esa, que espero, nunca dejes de transmitir.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios