Entre paréntesis

Rafael Navas

rnavas@diariodejerez.com

Con zapatos nuevos

Ya se nos había olvidado lo que era una inauguración de algo, lo que sea, después de tantos años de recortes, y esta semana hemos tenido tres en Jerez, así de golpe. ¿Será un signo de que las cosas están cambiando o un simple espejismo y una casualidad? Confiemos en que sea lo primero y que no decaiga, dicho sea aplicando siempre el sentido común, no sea que volvamos a tiempos pasados de desenfreno.

Han sido inauguraciones todas ellas con mensaje. El lunes, la presidenta de la Junta, Susana Díaz, descubría la placa que da oficialmente por inaugurada la sede de los Institutos de Ciencias Sociales en el Campus de la UCA en Jerez. Las instalaciones ya estaban abiertas desde hace tiempo y se utilizaban pero el acto del lunes fue algo más que el corte de una cinta: fue la confirmación de que la UCA sigue apostando por Jerez como ciudad universitaria, despejando las dudas que habían quedado después de los rumores de un posible traslado de Trabajo Social. Además, el rector anunció que la Universidad, que vive de espaldas a la ciudad en La Asunción, va a dar pasos para tener sedes en el casco histórico. Muy buena noticia.

Un día después los jerezanos volvieron a ver, después de mucho tiempo, lo que es un autobús nuevo. La presentación de los nueve Mercedes que parecen llegados del espacio (por tecnología y por sus colores plateado y rojo) se hizo a lo grande, con alcaldesa y concejales como niños con zapatos nuevos. Estrenar es sinónimo de renovación y en la flota de autobuses de Jerez hacía falta ya, pues el tiempo ha demostrado que tanta segunda mano acaba resultando al final mucho más cara. Eso, si no sale ardiendo alguno como ya se ha visto. Este mensaje debe ayudar a dar el último empujón para que llegue el 'renting' de otros nueve autobuses.

Y un día después llegó la hora de la plaza Belén. El que ha sido el espacio más injustamente abandonado de la ciudad en pleno corazón del casco histórico volvió a reabrirse al público. La nueva plaza está llamada a ser la base para la recuperación de toda la zona y eje fundamental dentro del proyecto de Ciudad del Flamenco de Andalucía que impulsa la Junta, esperemos que con más presupuesto del inicialmente anunciado, que es insuficiente. Probablemente haya quien piense que en esta plaza faltan cosas, como árboles que den sombra o más equipamientos. Pero por algo hay que empezar y lo más difícil ya se ha hecho. Se empieza a cumplir así uno de los proyectos de una persona que llevaba el corazón de la ciudad en sus sueños, nuestro añorado Adrián Fatou, alma impulsora de una regeneración del patrimonio de Jerez que ya no se debe detener. Este es el tercer mensaje, el de que hay que perseguir los sueños y, trabajando desde la humildad, luchar para hacerlos posibles.

Ha sido, sí, objetivamente, una semana muy buena para Jerez y para el gobierno local, que el jueves logró sacar adelante el presupuesto municipal de 2018 que contempla 12,5 millones en inversiones que hacen mucha falta. Queda mucho por mejorar y hacer, es cierto, pero qué bien sienta de vez en cuando dar buenas noticias, esas que ya se nos estaban olvidando.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios