El Puerto

Un Toro de Osborne adornará un bosque de Japón

  • La silueta ha sido construida siguiendo las indicaciones del grupo portuense y aplicando las técnicas anti-terremotos más avanzadas

El toro, en el bosque de hayas. El toro, en el bosque de hayas.

El toro, en el bosque de hayas.

Que España y su cultura atraen a los japoneses es algo que ya pocos ponen en duda. Su interés por nuestro país va más allá de lo que se considera 'tipical spanish': el flamenco, los toros, la comida... Incluso su propia historia ha dado como resultado realidades tan curiosas como que en la localidad de Coria vivan hoy por hoy decenas de personas por cuyas venas corre sangre del país oriental.

Este interés por todo lo español llevó a la ciudad japonesa de Matsunoyama a incluir en julio un Toro de Osborne en la muestra de arte contemporáneo al aire libre más importante del mundo: la 'Echigo Tsumari'.

Y ahora, esa misma ciudad ha decidido que la silueta de un icono perfectamente asociado a la cultura española se quede de forma permanente en el lugar que había ocupado estos meses, un frondoso bosque de hayas "que cambia con cada estación y que da sentido a una obra que fue concebida para estar al aire libre".

Esta silueta, de diez metros de altura, fue construida por trabajadores japonenses siguiendo las indicaciones del grupo portuense y aplicando las técnicas anti-terremotos más avanzadas.

Unas 548.240 personas han disfrutado de esta monumental figura en esta trienal de arte que lleva una década exponiendo la obra de más de 350 artistas, arquitectos y performers de 44 países a lo largo de un área de 760 kilómetros cuadrados.

Este Toro de Osborne ha sido el primero que se instala en Japón y el segundo no publicitario de la marca fuera de España tras el que se construyó en el Superkilen Park de Copenhague (Dinamarca) en 2016.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios