Fútbol | Tercera División

Xerez DFC: a entrenador nuevo...

  • El equipo azulino inicia la etapa de Andrés García Tébar con la clasificación para la fase de ascenso como meta y un exigente envite en Chapín ante el Ceuta, rival directo a 7 puntos

García Tébar se estrena esta tarde en el banquillo del Xerez DFC. García Tébar se estrena esta tarde en el banquillo del Xerez DFC.

García Tébar se estrena esta tarde en el banquillo del Xerez DFC. / Miguel Ángel González

A rey muerto, rey puesto. Tras la destitución de Pepe Masegosa, Andrés García Tébar inicia su etapa al frente del Xerez DFC con el objetivo, ahora ya sí adoptado por todos en el club, de alcanzar la fase de ascenso, ahora a 7 puntos con 15 partidos por delante. Y para empezar, un choque de lo más exigente porque el equipo azulino recibe esta tarde en Chapín al Ceuta, eterno aspirante al ascenso y un rival directo a siete puntos en  la cuarta plaza, en la que iguala a puntos con el Betis B, tercero tras ganar ayer en Gerena, y Los Barrios, ahora quinto.

El choque de esta tarde vale su peso en oro porque de ganar, el Xerez DFC se acercaría a cuatro puntos a un rival directo -y con el gol-average a su favor tras el 0-3 del Murube-, el empate mantendría a azulinos a 7 puntos de los caballas y una derrota alejaría al Ceuta a nada menos que 10 puntos. Como se suele decir, se trata de un partido de seis puntos, los tres que sumas y los tres que no suma el rival.

Y si el objetivo, ahora ya sí asumido por todos en el Xerez DFC, es meterse entre los cuatro primeros, no cabe otra que conseguir que los puntos se queden en Chapín. Con Masegosa el reto era estar en la pelea por la fase de ascenso pero la afición obliga y ha habido que subir el listón sin tapujos: pese a ser novato en la categoría, el Xerez DFC, por masa social, debe y necesita aspirar a lo más alto, presión y exigencia que el nuevo entrenador asume desde su llegada al banquillo.

En efecto, García Tébar llega para cumplir el reto de meter al equipo en el play off y el relevo en el banquillo ha provocado la lógica expectación entre la afición, incluidos los quintacolumnistas ahora en aparente tregua pero buscando un nuevo punto de mira, y si no, al tiempo. Sea como fuere, la salida de Masegosa, abroncado tras el mal partido ante la Lebrijana (0-0) en Chapín, debe servir para calmar los ánimos de una afición que entiende que el equipo está capacitado para estar más arriba en la clasificación: el nuevo entrenador merece un voto de confianza y los futbolistas necesitan todo el apoyo de la grada para no solo mantenerse en la carrera hacia los cuatro primeros puestos sino acelerar, porque hay que adelantar como mínimo a cuatro rivales para que el curso no acabe en suspenso.

Curtido en estas lides, sin ir más lejos la pasada campaña en Jaén, a García Tébar no le ha temblado el pulso al asumir la responsabilidad y tiene muy claro tanto que todo esto funciona para el aficionado como que en esta categoría el resultado es el que manda y buena prueba de ello es que a Masegosa se le acabó el crédito pese a encadenar nada menos que 17 jornadas sin conocer la derrota -lo que en cualquier otro equipo hubiese sido un aval más que suficiente para continuar-, pero el déficit de triunfos -solo 6 por 11 empates- le acabó por costar el puesto.

Con apenas tres sesiones de entrenamiento, el Xerez DFC de García Tébar es una incógnita a despejar a partir de las cinco de la tarde. Por lo apuntado por el técnico albaceteño en su presentación, la primera carencia a corregir es el déficit de goles a favor (30 en 27 partidos), para lo que apuntaba como soluciones tanto el balón parado como la presión alta para recuperar el balón lo más cerca posible del área rival. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios