Andalucía

La Junta busca el ahorro con el recorte de los gastos corrientes

  • Griñán anuncia una reducción "sustantiva" del gasto de la propia Administración, "peleará" las áreas afectadas con los consejeros y descarta reducir consejerías

Comentarios 2

La crisis económica obligará a que los Presupuestos andaluces de 2009 sean austeros. Para mantener el esfuerzo inversor, priorizar las políticas de empleo y ayudar a las empresas y a las familias con problemas, la Junta anunció hace semanas que recurrirá al endeudamiento en las cuentas públicas, cifrado en unos 1.616 millones. Pero, con todo, hay que recortar partidas, ¿de dónde?

La respuesta se le demandó ayer a José Antonio Griñán, vicepresidente económico de la Junta, que desglosa con cuentagotas las grandes cifras del presupuesto que se presentará el 28 de octubre. Se conoce que mantendrán un nivel de inversión similar a 2008 y que en el gasto contará con un plan de austeridad que, avanzó Griñán, "contempla un reducción sustantiva" en el gasto corriente, los derivados del funcionamiento de la propia Administración.

El vicepresidente expuso que la cuantía de este plan aún se está cerrando, por lo que pidió tiempo para "pelear" con sus compañeros de Gobierno cuáles serán las áreas afectadas. En cualquier caso, Griñán descartó que se vayan a producir recortes en políticas sanitarias o de educación e insistió en que se acometerán en gastos ordinarios de servicios. Material de oficina, comunicaciones, atenciones protocolarias, publicidad, reuniones o conferencias y gastos en publicaciones pertenecen a estos gastos corrientes que serán presentados como ahorro por la Administración, a lo que se sumará la congelación salarial de los altos cargos.

Para Griñán, este recorte en gastos corrientes es más "importante" que disminuir el número de consejerías como le solicita el PP, la última vez, ayer. Los populares acudieron a la ronda de citas convocada por la Junta para debatir el Presupuesto, que se inició el miércoles con IU. La delegación encabezada por la diputada nacional Fátima Báñez entregó a Griñán un decálogo con las diez medidas prioritarias para que los Presupuestos andaluces para 2009 sean "útiles para los ciudadanos y sirvan para paliar la crisis económica".

La gran apuesta del PP pasa por una reforma de la Administración pública que reduzca de 15 a diez las consejerías y disminuya el número de altos cargos. "La Junta debe dar ejemplo y ajustarse el cinturón como lo hacen miles de familias", según Bañez.

El PP-A planteó medidas de control en el Parlamento sobre las ayudas que se prestarán, así como un programa de fiscalización específico de la Cámara de Cuentas. El endeudamiento fue rechazado por el PP-A, porque debe ser "la última medida".

La ronda de contactos conluyó con el vicesecretario general del PSOE-A, Luis Pizarro, que afirmó que los presupuestos son consecuentes con la situación económica actual y fortalecen las políticas sociales, el empleo y los fondos de colaboración de la Junta con los ayuntamientos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios