Deportes

Un equipazo de categoría superior

  • Los refuerzos elevan el listón: dar espectáculo, meta junto al ascenso.

El Xerez Deportivo FC encara su segunda temporada de vida manteniendo los objetivos de la primera: el ascenso de categoría como obligación, la aspiración de dar espectáculo en Chapín y el objetivo de seguir creciendo socialmente, con el inicio de la ciudad deportiva como gran reto.

Con Orúe al frente, la plantilla no ha variado en exceso pero sí ha recibido retoques que han elevado un nivel que ya estaba muy por encima de la división, la penúltima -ahora llamada Tercera Andaluza- hasta conformar un grupo que tiene poco que envidiar a clubes de categoría nacional. Las llegadas de Borja Perea y Antonio Benítez a la defensa, Biri y Lolo Garrido al centro del campo y Juanito Rosillo a la delantera potencia un grupo que partirá con el reto de ganar todos los partidos y la obligación de encadenar su segundo ascenso consecutivo. La pretemporada ha sido una buena prueba de lo que se puede esperar de este equipo, que se ha medido a rivales de superior categoría con nota: una derrota, ante el Arcos en el Barbadillo, y victorias como las conseguidas ante el San Fernando, líder de Tercera. El reto es dar espectáculo para atraer al aficionado a Chapín, sobre todo después de que la campaña de socios no haya funcionado como el club esperaba: de los casi seis mil de la pasada campaña, el Deportivo Fútbol Club iniciará el curso con menos de cuatro mil.

Recuperar la ilusión del xerecismo es uno de los retos, como lo es crecer también fuera de los terrenos de juego: esta debe ser la temporada en la que se pongan los cimientos de la ansiada ciudad deportiva, porque la cantera espera: son dos equipos juveniles y un cadete -además de la Escuela- los que vienen de abajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios