Educación 50 años de servicio al barrio

  • El colegio Safa Jerez celebra desde finales del pasado mes de noviembre sus cinco décadas de vida

  • Más de 300 alumnos conforman un centro que destaca por su vinculación al entorno

José Manuel Aranda y Mauricio Martínez, junto a la placa del 50 aniversario. José Manuel Aranda y Mauricio Martínez, junto a la placa del 50 aniversario.

José Manuel Aranda y Mauricio Martínez, junto a la placa del 50 aniversario. / Vanesa Lobo

El Safa Jerez celebra en el presente curso 2018/19 su 50 aniversario. Sus actividades comenzaron a finales del pasado mes de noviembre, cuando bajo el lema ‘50 años contigo’, el centro descubrió, tras una eucaristía previa, una placa conmemorativa con presencia de parte de la comunidad educativa del colegio, desde miembros de la Fundación Safa a antiguos alumnos, y la alcaldesa de la ciudad Mamen Sánchez.

Era el punto de partida de un calendario de actos programados para este curso y que continuarán “con una carrera solidaria a finales de marzo con la ONG ‘Entreculturas’, la publicación de un libro en abril con las vivencias de Antonia Valencia, fundadora, y de los primeros maestros que han estado en el colegio, y ya a final de curso, en junio, se harán una serie de actividades culturales y deportivas implicando a otros alumnos de otros centros Safa de la provincia”, explica su director Mauricio Martínez.

El centro como tal inició su andadura en la calle Ponce en 1968 y con sólo dos cursos, pero un problema en la estructura del edificio propició que se trasladara hasta su sede actual, situada en la calle Doctor Arruga.

Una de las clases de Infantil del colegio Safa. Una de las clases de Infantil del colegio Safa.

Una de las clases de Infantil del colegio Safa. / Vanesa Lobo

Su puesta en funcionamiento y su posterior desarrollo ha tenido como protagonistas a varias personalidades, de un lado el matrimonio compuesto por José Pérez-Luna y su mujer Antoñita Valencia, fundadores y piezas claves en los primeros años del centro, pero también a las de Carlos Burgos o Aurelio Real, otras dos figuras importantes. Tampoco hay que olvidar al entonces obispo de Jerez, José María Cirarda, y a la denominada Asociación Local Secretariado Pro-Suburbios, que ejerció un otro papel significativo.

Cuenta su actual director, Mauricio Martínez, que la llegada al barrio de San Benito en a finales de los años sesenta y principio de los setenta se produjo por el derrumbe de la primera sede anteriormente mencionada, de ahí que el edificio que alberga hoy día Infantil y Primaria “tenga la misma construcción que la guardería Blanca Paloma o la de La Granja, ya que en un principio su destino iba a ser ese”.

Safa Jerez cuenta actualmente con 360 alumnos repartidos entre Infantil, Primaria, Secundaria y Formación Profesional Básica, y un claustro docente que alcanza los 35 profesores. Además, forma parte de la red de 26 centros que la FundaciónSafa tiene en Andalucía y de los 845 repartidos por todo el mundo.

Desde el curso 99/2000, Safa cuenta con otro edificio dentro de su estructura. La ampliación coincidió con la implantación de la ley Logse, y tras recomendar la Junta, a través de su área de Educación, la inclusión de la Secundaria en el centro, todo un referente para la comunidad educativa de la provincia. “Inicialmente se barajaron unos terrenos en la antigua Finca el Altillo, pero eso no salió, así que el

Ayuntamiento cedió el antiguo colegio público Andalucía, valorando la acción educativa y social que hacemos en el barrio”, relata su director.

Es en ese edificio donde actualmente se imparte Secundaria y FP Básica.

El reconocimiento a la labor de este veterano centro continuó en 2009, cuando el Ayuntamiento concedió a su otrora director, Aurelio Real Vega, el Premio a la educación, un mérito que se de forma indirecta servía para valorar el trabajo de las Escuelas Católicas Sagrada Familia durante décadas.

Hoy día, tal y como reconoce José Manuel Aranda, jefe de estudios, “el colegio siempre está abierto al barrio, decimos que es la casa de todos. Es una forma de crear una vinculación”. Esa predisposición es algo que desde el centro se lleva a gala. “Llevamos desde los inicios, asegura Mauricio Martínez, su director, “hemos atendido a todo tipo de alumnado, independientemente de las creencias religiosas. Somos un centro concertado pero abierto a todo”.

A la hora de defender su modelo de escuela inclusiva, explica que “existen alumnos con diferentes capacidades incluidos en las aulas, tanto lo que tienen dificultades como alumnos de altas capacidades”. Además, asegura que “tenemos cinco unidades de apoyo de integración y dos aulas específicas (una en Primaria y otra enSecundaria)”.

Safa fue pionero hace unos años al innovar en las entonces denominadas competencias básicas, “que dio luego origen a las competencias claves y a lo que finalmente fue el trabajo por proyectos”, cuenta José Manuel Aranda, que avala la eficiencia del “aprendizaje compartido”.

“Siempre estamos innovando, ahora mismo estamos llevando a cabo la denominada ‘Docencia compartida’, que consiste en tener un profesor de apoyo o un segundo profesor dentro de las aulas, para trabajar todo lo que trabajamos por proyectos. Nosotros tenemos un lema, y es que el alumno aprende, no con el profesor que más sabe sino con el profesor que más le quiere”, continúa.

Uno de sus proyectos creados más recientemente está centrado en un plan de convivencia denominado “gestión de tutoría activa. Ahí elaboramos un plan de convivencia, en el que participa el equipo docente pero también el alumnado y las familias. Este programa se ha expuesto en distintos sitios planteándose como modelo”.

Pero si hay algo de lo que están orgullosos en el Safa Jerez es del programa conjunto que están desarrollando con la Fundación Endesa. “Safa llegó a un acuerdo con la FundaciónEndesa y tiene un programa que se llama ‘School and talent’ que trabaja con alumnos de altas capacidades. Nosotros tenemos uno que está becado. Él tiene un mentor con el que trabaja por las tardes, y bueno, en este caso la fundación le ha regalado un ordenador, posibilidades de que empiece a ir a la Escuela de Idiomas...”, explica José Manuel

Además,-interrumpe Mauricio- “stamos potenciando lo que es la comunicación en inglés desde los tres años. Tenemos una monitora que complementa las horas de clase y se nota. También somos centro examinador del Trinity College de Londres y de Oxford”.

No obstante, su mayor logro en estos 50 años de vida es su vinculación al barrio donde está enclavado el colegio. “Safa quiere dar respuesta a los alumnos del centro y de la zona. Así, por las tardes damos clases de refuerzo a los niños por parte del voluntariado del profesorado. Lo hacemos martes, miércoles y jueves. También tenemos diferentes talleres que van desde danza clásica a talleres de inteligencias múltiples y ahí compartimos el trabajo con familias que se prestan a colaborar. Por ejemplo danza clásica lo da una madre del centro de forma gratuita”, concluye su director.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios