Obituario

Adolfo Almenar Eres, el último gran vendedor del Brandy de Jerez

  • Adiós al ex director comercial de González Byass, el hombre que revolucionó la red comercial de la bodega en la época gloriosa del Brandy de Jerez en España

Adolfo Almenar Eres, ex director comercial de González Byass.

Adolfo Almenar Eres, ex director comercial de González Byass.

Fue uno de los últimos grandes vendedores del jerez, del vino pero sobre todo del Brandy de Jerez, a los que llevó a sus cotas más altas en el mercado español. Adolfo Almenar Eres, director comercial nacional de González Byass entre 1974 y 1991, falleció el pasado 15 de abril a los 88 años de edad sin apenas hacer ruido y con la misma discreción con la que contribuyó a revolucionar la estructura comercial de la bodega.

Los que trabajaron a sus órdenes le recuerdan como una persona firme y de fuerte carácter, gran negociador con una capacidad de trabajo, liderazgo y organización sin igual, que lo auparon como uno de los grandes directores comerciales en la época dorada del jerez en España junto a sus homólogos en Osborne, Terry, Domecq y Bobadilla, grandes rivales y amigos a la par.

En sus quince años al frente de la dirección comercial logró superar los 30 millones de cajas de Soberano –el pico lo alcanzó a finales de los ochenta con 3,3 millones de cajas– y los cinco millones de cajas de vinos de Jerez en ventas, cifras hoy día impensables.

Almenar junto a José María Lozano, ex Relaciones Públicas de la bodega recientemente fallecido también. Almenar junto a José María Lozano, ex Relaciones Públicas de la bodega recientemente fallecido también.

Almenar junto a José María Lozano, ex Relaciones Públicas de la bodega recientemente fallecido también.

Nacido en Valencia, donde ostentó durante algunos años el puesto de delegado de ventas de González Byass, Almenar se incorporó a la bodega en Jerez en el año 74 como jefe nacional de ventas con motivo de la reorganización de la estructura comercial nacional emprendida por el entonces director general Santos Castallana.

Ya como director comercial nacional, este valenciano afincado en Jerez fue el responsable de la creación de la red comercial de González Byass con 14 delegaciones en las principales capitales españolas y 120 vendedores propios, a los que cabe unir el medio centenar de agentes a comisión, algunos en exclusiva para la bodega, con los que la casa del Tío Pepe llegaba a cualquier punto del país.

La central, por aquellos tiempos ubicada en la bodega en Jerez, contaba con un gran equipo de unas treinta personas a las que Almenar supo transmitir su entusiasmo por el jerez y entrega a la bodega. En su equipo figuraban nombres propios de González Byass como Juan Luis Vega, Juan García Valín, Gonzalo Cachero, Manuel Zamorano y Manuel Ramírez

Evaristo Babé, presidente de la patronal bodeguera Fedejerez y del Consejo Regulador del Brandy de Jerez que se precia de su amistad con Almenar, destaca su labor en defensa del Brandy de Jerez en los años gloriosos y su don de gentes, lo que le permitió granjearse muchos amigos en la ciudad, donde se integró muy bien y se casó, en segundas nupcias, con la jerezana Lola Sánchez Mayolín, “con la que fue muy feliz”.

Almenar (segunda fila, tercero por la izqda.) junto a parte del equipo comercial nacional de Gonzalez Byass en un viaje promocional a Roma en 1984. Almenar (segunda fila, tercero por la izqda.) junto a parte del equipo comercial nacional de Gonzalez Byass en un viaje promocional a Roma en 1984.

Almenar (segunda fila, tercero por la izqda.) junto a parte del equipo comercial nacional de Gonzalez Byass en un viaje promocional a Roma en 1984.

“Era una persona sensata, fría en el análisis, de una sabiduría innata y una gran calidad humana”, apunta Babé, quien destaca la gran aportación al sector de este valenciano y gran aficionado a la caza y a las sobremesas, que se recorrió España entera con el nombre de Jerez por bandera y que “supo entender como nadie la demanda de los consumidores de su tiempo e hizo historia en González Byass”. El presidente de Fedejerez recuerda que solía animarse con el hecho de pensar en los puestos de trabajo que contribuía a crear en la viña, la bodega, la fábrica de botellas... con cada caja que vendía

En una entrevista publicada por este medio en febrero de 2010, Adolfo Almenar Eres desvelaba parte del secreto de su éxito: “Yo he hecho muchos negocios con las cadenas, porque fui uno de los primeros en trabajar en plan nacional con las cadenas y era más cómodo vender con cadenas que tengan mil puntos de venta; de una tacada vendes mil cajas y no de una en una”.

En la misma entrevista detallaba su lucha permanente contra los tres grandes handicaps que, a su juicio, distinguen al buen vendedor y a los viajantes que tiene a su cargo: “Hay tres cosas contra las que he luchado siempre: Una era el beber. Yo he salido con gente para demostrarles que eso no debía ser así porque a las tres visitas se había tomado ya seis copas de brandy y ya no aguanta un tío. Otra era el tabaco, y ese era el motivo de empezar a hablar de profesionales que no tienen personalidad y esa era la introducción: ‘¿Tiene un cigarrillo?’ Yo dejé de fumar cigarrillos para demostrar a la gente que no hacía falta un cigarro para vender. Y la tercera era la propaganda: no sabían ir a trabajar, normalmente, si no llevaban algo para dar... un bolígrafo, un mechero...“

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios