Bodegas Harveys Bristol Cream cambia de 'look' para rejuvenecer su imagen

  • El emblemático sherry insentifica su característico color azul e incorpora una etiqueta termosensible que indica la temperatura óptima de consumo

  • Mantiene en la etiqueta el escudo de la Royal Warrant que distingue a Harveys como la única marca española en la lista de la compra de la reina de Inglaterra

El nuevo diseño de la botella de 'Harveys Bristol Cream', de azul más brillante y con etiqueta termosensible. El nuevo diseño de la botella de 'Harveys Bristol Cream', de azul más brillante y con etiqueta termosensible.

El nuevo diseño de la botella de 'Harveys Bristol Cream', de azul más brillante y con etiqueta termosensible.

Es el jerez de la reina de Inglaterra y uno de los jereces más consumidos. Harveys Bristol Cream se presenta en el mercado con una imagen renovada, aunque sin renunciar a su emblemática botella azul, color que predomina también en la etiqueta termosensible, que cambia de color para indicar el momento óptimo para su consumo.

El emblemático sherry de Harveys ofrece con este cambio de ‘look’ una imagen desenfadada con la que pretende acercarse a un público más joven y, de paso, favorece su disfrute con el indicador visual de la temperatura correcta (a 10ºC) que incorpora en la etiqueta.

El nuevo diseño, en el que destaca el vidrio de color azul cobalto, resalta la personalidad de este sherry, que también se refleja en el packaging, señala Bodegas Fundador en un comunicado, en el que alude al “éxito de ventas ” de este vino, del que “cada seis segundos se consume una botella en el mundo”, donde está presente en más de setenta países.

El producto y su imagen están pensados para que su consumo, “por ejemplo a la hora del aperitivo, se convierta en una nueva experiencia de sabor” . “De esta forma, el consumidor disfrutará plenamente del toque suave, cremoso, elegante y armonioso, sin olvidar el toque afrutado a Pedro Ximénez y la vinosidad evolucionada de los vinos Olorosos, Amontillado y Finos que componen esta bebida”.

La firma bodeguera jerezana, propiedad de Grupo Emperador, detalla que conforme Bristol Cream alcanza el frío idóneo, se produce el cambio de color de las letras ‘HARVEYS’ de blanco a azul, por lo que llegado el momento de consumirlo, recomienda hacerlo en vaso de vermut con hielo y media rodaja de naranja.

La etiqueta mantiene en lugar visible el escudo de la Royal Warrant, que distingue a la gama de vinos de Jerez de Harveys como la única marca española elegido por la reina de Inglaterra Isabel II como proveedor oficial para ocupar un hueco en la bodega de Buckingham Palace y para servirlo en las recepciones de la Casa Real británica. Y en su botella resalta, igualmente, su azul más brillante que permite su fácil identificación en los puntos de venta.

En la elaboración de Harveys Bristol Cream se emplean más de treinta tipos de finos, olorosos, amontillados y Pedro Ximénez, envejecidos en botas de roble americano, explica la bodega, no sin recordar que al éxito del Bristol Cream se unen los obtenidos por otros miembros de la familia Harveys, como el del Very Old Amontillado VORS, reconocido en 2016 como mejor vino del mundo en el International Wine Challenge.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios