Jerez

Los hermanos mayores deciden hoy la modificación de la carrera oficial de 2018

  • El esperado pleno debatirá sobre la eliminación del comienzo en Aladro

La cruz de guía de la Redención en la tarde del Jueves Santo.

La cruz de guía de la Redención en la tarde del Jueves Santo. / Vanesa Lobo

A las ocho y media, en segunda convocatoria, está previsto que se inicie el pleno extraordinario que debatirá -y supuestamente consensuará- el trazado común de las cofradías que hacen estación de penitencia a la Catedral los días de Semana Santa.

Como ya se ha ido informando, este pleno ha sido convocado finalmente por el presidente del consejo directivo de la Unión de Hermandades, Dionisio Díaz, tras dirigir los hermanos mayores del Jueves Santo hasta tres escritos diferentes que no llevaban el refrendo mínimo de un tercio de firmas del pleno. A pesar de ello, el consejo dio luz verde a la convocatoria y esta noche se tomará una decisión final de cara a la Semana Santa de 2018. El único punto del orden del día es el siguiente: "Debate sobre modificaciones al trazado de la carrera oficial, sobre el impacto en el número de palcos, sobre el impacto económico, sobre el impacto en seguridad, sobre el impacto para la ciudad y las cofradías, sobre los permisos administrativos y nombramiento, en su caso, de una comisión específica del Pleno para su ejecución".

Desde el seno del consejo se espera esta reunión con tranquilidad y a la espera de que los hermanos mayores debatan y lleguen a un acuerdo. Al fondo, se deja entrever aquel pleno de la Atalaya en la que los hermanos mayores rechazaron la fórmula que el consejo presentó. En cualquier caso, una vez tomada una decisión, el órgano con sede en Curtidores deberá de ponerse manos a la obra para obtener la colaboración del Ayuntamiento, fundamentalmente, si se decide reubicar los palcos que están en Aladro si este emplazamiento queda eliminado. Posiblemente en Arenal.

Con el recorte de la carrera a la zona del monumento del marqués de Domecq se propiciaría que el Huerto pudiera salir desde Santo Domingo sin tener que dar vuelta alguna para llegar al palquillo de toma de hora. Si la salida se efectúa desde la puerta lateral del convento dominico, estarán a unos metros para alcanzar dicho control. Así que todo hace prever que la supresión de Aladro es una realidad. Aunque nunca se sabe. Podría decidirse cualquier otra postura. No sería la primera ocasión -ni posiblemente la última- que un camino de rosas se convierte en una tortuosa vereda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios