Jerez

Una lenta regeneración

  • La Junta lleva seis años acometiendo limpiezas en pequeños tramos de las márgenes del Guadalete para tratar de paliar las inundaciones. Actualmente se actúa en La Corta.

Imagen tomada ayer de la actuación de mejora de la ribera del Guadalete a la altura de la barriada de La Corta. Imagen tomada ayer de la actuación de mejora de la ribera del Guadalete a la altura de la barriada de La Corta.

Imagen tomada ayer de la actuación de mejora de la ribera del Guadalete a la altura de la barriada de La Corta. / miguel ángel gonzález

Tras las graves inundaciones de 2010, las administraciones públicas anunciaron que se iba a empezar a actuar a lo largo de la ribera del Guadalete a su paso por el término municipal jerezano para minimizar los efectos de las grandes avenidas. No obstante, una actuación vital como es la limpieza de las márgenes del río, al menos en el municipio jerezano (unos 22 kilómetros aproximadamente), lleva alargándose más de seis años. Ahora le ha tocado el turno a un tramo de, al menos, un kilómetro de longitud situado junto a la barriada rural de La Corta, una actuación que tiene un presupuesto de unos 50.000 euros. No obstante, la intervención es similar a la realizada en años precedentes a la altura de la Venta La Cartuja o del Puente de La Greñuela, entre otros, donde se pretende que el río encuentre los menos obstáculos posibles cuando su caudal aumenta ostensiblemente.

La Junta de Andalucía cifra que la limpieza de la ribera del Guadalete a su paso por Jerez ha tenido un coste de 1,1 millones de euros, una actuación en la que se han retirado unos 30.000 pies de eucaliptos y unos 130.000 metros cúbicos de sedimento de las zonas de paso natural del río.

Una de las asignaturas pendientes sigue siendo eliminar las edificaciones en zona inundable

En La Corta, desde hace unas semanas, se está llevando a cabo una nueva fase de este proceso de regeneración donde se está realizando una limpieza integral, ya que algunos lugares se habían convertido en una escombrera, y se han talado árboles que no eran autóctonos. En su lugar, se prevé plantar vegetación de ribera y árboles más acordes con este espacio fluvial (como fresnos, álamos blancos, sauces) y se cerrará perimetralmente parte de la margen para evitar el acceso de vehículos de motor. Previamente a esto se procedió a eliminar una serie de ocupaciones ilegales que se habían producido en los últimos años. La actuación en La Corta fue visitada en la mañana de ayer por el delegado territorial de Medio Ambiente, Ángel Acuña, y la alcaldesa jerezana, Mamen Sánchez.

No obstante, aún queda mucho por hacer. Ya en 2014 la Junta alertaba de que una serie de infraestructuras viarias eran puntos negros (el enclave conformado por los puentes de la autopista, la autovía Jerez-Los Barrios o la carretera de la venta La Cartuja sigue requiriendo de actuaciones más ambiciosas), a lo que se une que tampoco se ha emprendido un plan para evitar que haya construcciones en las zonas inundables. Al ser preguntado sobre este asunto, el delegado territorial de Medio Ambiente afirmó que hay "una concienciación cada vez mayor de la ciudadanía de que no se puede construir en cualquier sitio". Eso sí, sobre lo existente se limitó a traspasar la responsabilidad al Ayuntamiento al afirmar que es de "su competencia". Eso sí, aseguró, aun sin entrar en detalles ni especificaciones, que "se irán eliminando".

Mientras tanto, años atrás se acometió la mejora del azud de El Portal, que se reconstruyó en su totalidad y que costó más de 14 millones de euros. Sin embargo, el año pasado hubo que hacerle unas reparaciones por importe de 160.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios