DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

demoras de las ambulancias en Jerez 52 minutos de angustiosa espera

  • Denuncian casi una hora de demora en la llegada de una ambulancia

  • El paciente, de 81 años, no pudo ser reanimado y falleció

Jesús Caro muestra la reclamación que en su día se presentó ante el SAS. Jesús Caro muestra la reclamación que en su día se presentó ante el SAS.

Jesús Caro muestra la reclamación que en su día se presentó ante el SAS. / VANESA LOBO

El pasado 5 de octubre, Francisco Caro Soto tenía una cita con su médico del centro de salud de San Benito para una revisión rutinaria. Uno de sus hijos iba a acompañarle, pero cuando se incorporó de la cama empezó a encontrarse mal. "Tenía fatiga y no paraba de decir que se moría", cuenta Jesús Caro, uno de los hijos del matrimonio que vivía frente a la antigua Facultad de Derecho. Francisco era una persona muy conocida entre sus vecinos, había estado al cargo durante 22 años, junto a su mujer María Jesús, del quiosco ubicado al final de la avenida Ingeniero Ángel Mayo.

Eran las siete y cuarto de la mañana, y ante el estado en que se encontraba Francisco, su mujer hizo uso del botón del servicio de teleasistencia del que disponía el matrimonio y explicó la situación para que se diese el aviso solicitando una ambulancia del 061. En la vivienda estaba también en ese momento otro de los hijos, que había pasado esa noche con los padres, ya que desde hace un tiempo los hermanos se turnaban para no dejarlos solos.

"Cada poco tiempo volvíamos a llamar porque la ambulancia no llegaba y nos decían que en ese momento no había ninguna disponible, luego que si estaba en camino". Al final, según relata Jesús, la ambulancia que llegó fue una de El Puerto y tras 52 minutos de espera.

Cuando el personal sanitario intentó reanimar a Francisco, éste ya había fallecido. "Pensamos que ni siquiera vino un médico y la propia compañía de decesos nos lo dijo, porque no pudieron hacer el certificado de defunción. Llamaron al forense y también a una pareja de policías nacionales para que los familiares no entrásemos en la habitación, donde habían tumbado a mi padre en el suelo para intentar reanimarle. No entendemos tampoco por qué se había llamado a la policía".

Jesús afirma que él mismo tuvo que ir al centro de salud para que el médico de familia le diese el certificado de defunción. "El forense me preguntó quién era el médico de mi padre, llamó y yo me acerque para que firmase el papel de fallecimiento".

La familia no ha podido olvidar aquellos 52 angustiosos minutos. Su padre tenía 81 años y hace tiempo le habían colocado dos stent, un pequeño tubo de malla de metal que se expande dentro de una arteria del corazón y que se emplea para desobstruirla, pero, según mantiene Jesús, era cuando mejor estaba de salud. 

La causa del fallecimiento, según la familia, fue un infarto. Jesús no quiere ni siquiera plantearse qué hubiese ocurrido si la ambulancia hubiese llegado antes. "Nadie nos ha dicho que mi padre podría haberse salvado, eso nadie lo sabe ni lo vamos a saber ya, pero no es normal que tarde 52 minutos y lo que sí sabemos es que cuando ha transcurrido ese tiempo, en el caso de un infarto, ya no sirve para nada la reanimación".

En los meses que han transcurrido, la familia no ha parado de darle vueltas a lo que vivieron hasta que los hijos del fallecido han decidido dar el paso de interponer una denuncia en los Juzgados contra el Servicio Andaluz de Salud (SAS) por la tardanza en la llegada de la ambulancia. "No queremos que esto quede así, y no buscamos dinero, sólo que se sepa lo que pasó". También presentaron en su día una reclamación en el hospital, y la respuesta fue que en ese momento todas las ambulancias de Jerez estaban ocupadas.

Quejas frecuentes

Desgraciadamente las quejas por la tardanza en la llegada de las ambulancias no son infrecuentes y ha habido algunas denuncias sobre retrasos llamativos que han acabado generando un importante debate en la opinión pública.

Hace poco más de dos años, una mujer atropellada en un paso de peatones en la avenida de Europa permaneció casi una hora herida en la calzada esperando la llegada de los servicios de emergencia.Su marido, Joaquín Fernández, publicó un vídeo de denuncia en redes sociales que consiguió cientos de comentarios de apoyo, lo que le llevó a promover una marcha contra los recortes en Sanidad.

La denuncia pública puso de manifiesto las carencias en el transporte sanitario urgente en la ciudad. Jerez dispone para estas situaciones de cinco ambulancias: una del 061, dos también medicalizadas conocidas como DCCU (Dispositivos de Cuidados Críticos y Urgencias) y dos ambulancias convencionales.

En repetidas ocasiones profesionales y sindicatos se han sumado a las críticas por el déficit de ambulancias para situaciones de emergencia. El problema -aseguran- es mayor por la noche ya que en ese horario uno de los DCCU deja de estar operativo. Los profesionales han denunciado que en esa franja horaria se han llegado a producir demoras de hasta tres horas, con los consiguientes conflictos que esa situación genera y la presión a que se ven sometidos los trabajadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios