Protectora 'No me abandones' La cuenta atrás para Rocky

  • La protectora ‘No me abandones’ busca una familia para un bodeguero de 10 años que en 15 días dejará de tener un hogar

  • “Es su tercer abandono. No puede ser tan desgraciado”

Imagen de Rocky, un bodeguero que busca una nueva familia. Imagen de Rocky, un bodeguero que busca una nueva familia.

Imagen de Rocky, un bodeguero que busca una nueva familia.

La protectora ‘No me abandones’ lanza una petición de ayuda urgente. A Rocky, un bodeguero de 10 años, le quedan quince días en su casa antes de quedarse de nuevo en la calle. Y es de nuevo porque Rocky ya sabe lo que es que lo abandonen.

“Rocky nació en la protectora. Semanas antes de que naciera, rescatamos a su madre, que tenía una pata mala. Un encanto, la adoptó enseguida una voluntaria. Pero los cachorros se dieron en adopción, eran preciosos”, recuerda la presidenta de la protectora, Fátima González.

A Rocky lo adoptaron una señora cubana y su madre. “Los cuatro años que vivió con ellas vivió súper mimado, siempre en la falda de la señora mayor, que era su mayor regalo y su compañía. A los cuatro años por temas económicos tuvieron que volver a su país, pero no se llevaron a Rocky. Y lo devolvió”, relata González.

“Mira que he visto perros tristes en la protectora, pero no puedo volver a pasar por esto con Rocky. Fueron meses de angustia. No he visto un perro sufrir más metido en un chenil, llorar las 24 horas aunque saliera, y cuando estaba dentro, se daba chocazos cogiendo carrerilla contra la puerta del chenil. Intentando salir arañaba por debajo de la puerta y se destrozó las patitas”, describe la presidente del colectivo.

“Se nos partía el alma, se iba a morir así. Y estuvo un tiempo en acogida”, añade. ‘No me abandones’ le encontró una familia, un matrimonio mayor con el que lleva cinco años viviendo. “Por cuestiones de la vida se van a ir a vivir con la hija, que tiene dos perros, y no se pueden quedar con él. Rocky, a sus diez años, otra vez en la calle. Tres abandonos. Cuando abandonaron a su madre preñada, cuando lo dejó la cubana y ahora otra vez”, lamenta González.

Desde la protectora hacen un llamamiento a la ciudadanía para darle una nueva oportunidad a Rocky: “No puede volver. Nos quedan 15 días. Creo que no se puede ser tan desgraciado. Es un perro chiquito, se lleva bien con perros, con gatos... Como veamos otra vez a Rocky entrando en la protectora se nos va a romper el alma. Tenemos que conseguirlo. Tenemos que conseguir una familia para Rocky”. Para contactar con la protectora, el teléfono es 656 42 13 42

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios