Testimonio de un hostelero que ha sufrido un robo en su bar

"Siempre hay que estar en alerta"

  • El ladrón de 'Albazano Real' sigue sin ser identificado

  • Actuó solo y destrozó puertas, tragaperras y máquina registradora en apenas 3 minutos

José Corral, propietario de ‘Albazano Real’, tras el robo en su bar. José Corral, propietario de ‘Albazano Real’, tras el robo en su bar.

José Corral, propietario de ‘Albazano Real’, tras el robo en su bar. / Vanesa Lobo (Jerez)

Las alarmas del bar 'Albazano Real', establecimiento hostelero de la avenida de Espera, saltaron de madrugada. La central llamó al propietario del negocio José Corral: "¿Está usted ahí?". "Les dije que no y cursaron aviso a las fuerzas del orden. Cuando llegué ya había en el lugar dos patrullas de la Policía Nacional y otra de la Policía Local", relata Corral.

En apenas tres minutos el delincuente forzó a martillazos la máquina tragaperras y se llevó el cajón de la registradora, tirando al suelo el ordenador, que acabó destrozado. Ya han pasado varios meses de aquella madrugada, pero Corral reconoce que el miedo no se le ha ido del cuerpo. "A las once de la noche cuando estoy ya solo por aquí miro a todos lados. En verano hay mucho más movimiento en la calle por la tarde-noche, ahora oscurece pronto y salen menos personas... Sí, sigo sintiendo miedo y a ciertas horas sospecho de todo el que no sea un cliente habitual", subraya el empresario.

El robo en 'Albazano Real' se grabó. Corral tiene instalada una cámara en el bar y su grabación demostró que el ladrón tenía todo muy planificado. Actuó rápido a pesar de estar totalmente a oscuras, se supo manejar perfectamente por el local y además había cuidado especialmente su ropa, ocultando su rostro y usando guantes.

"A día de hoy aún no se sabe quién lo hizo. Presenté las imágenes pero no se le veía la cara. Tenía la cámara para sentirme más protegido pero nunca pensé que la tendría que utilizar para esto. Además, por como se movió dentro del bar, tenía que conocerlo bien, por lo que siempre me quedará la duda de a quién serví mientras él se fijaba en cómo era el local... Es difícil controlar estas cosas", declara el hostelero.

Para Corral ha sido una pesadilla el robo y también la reclamación al seguro. El empresario relata que se hicieron cargo pronto del arreglo de la puerta y de la caja registradora, no así del contenido, "porque no tenía el dinero registrado. La letra pequeña de los documentos...".

"Fue la primera vez que robaron, no así los intentos que he tenido, que han sido varios. Fue un profesional y sí, los hosteleros nos sentimos indefensos en estos casos, porque estamos 'vendidos'. Siempre hay que estar en alerta", reconoce Corral.

Cabe recordar que este verano la delincuencia ha teñido de negro los meses en el comercio de la ciudad. De hecho, agentes de la Policía Nacional llegaron a detener en agosto a dos hermanos de 36 y 30 años de edad respectivamente como presuntos autores de una serie de robos con fuerza ocurridos en comercios y trasteros, preferentemente en la zona residencial del Parque Atlántico. También fueron identificados como autores del robo sufrido en una empresa ubicada en el Parque Empresarial en el distrito norte de la ciudad y del saqueo sufrido en la zona de trasteros de un edifico de viviendas en la zona sur de la ciudad.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios