Motociclismo

Sugar Racing se queda sin terreno para entrenar

  • Precintan la explanada de la azucarera de Guadalcacín por carreras ilegales, fogatas y música alta

  • El club jerezano lamenta que "por el vandalismo de gente ajena a nosotros paguemos justos por pecadores"

"¿Qué hago? ¿Le compro a mi hijo unas botas de fútbol si lo que le gusta son las motos?" Es la pregunta casi desesperada de Antonio López, presidente de la asociación deportiva Sugar Racing, después de que las autoridades hayan precintado los terrenos de la antigua azucarera de Guadalcacín que los 120 socios del club jerezano habían rehabilitado para su uso los fines de semana.

El motivo del precinto radica en las denuncias por ruidos, carreras y fogatas que se estaban realizando en la antigua explanada azucarera y de las que se desmarca la entidad jerezana: "Lo primero que hay que dejar claro es que nosotros no somos los que hemos provocado esto, es más, somos las víctimas porque durante meses hemos estado adecentando esa zona para nuestras actividades y gente, por llamarla de alguna manera, ha estado entrando de noche para hacer sus derrapes, fuegos, la música a tope y hasta carreras ilegales con apuestas, según me han comentado", escenificando una situación más parecida a Mad Max que a la de una sociedad civilizada.

Jóvenes pilotos, esperando su turno. Jóvenes pilotos, esperando su turno.

Jóvenes pilotos, esperando su turno.

"Nos han destrozado aquello y muchos fines de semana los hemos tenido que empezar quitando cristales rotos y más cosas", explica el presidente de Sugar Racing.

El pasado fin de semana "nos encontramos con que la Policía Local lo había precintado. El problema es que allí no hay puerta de entrada y cualquiera va a meterse de nuevo en cuanto dejen de vigilar la zona. Nosotros no vamos a entrar porque lo que nos faltaba era que nos cayera alguna multa. Pagamos justos por pecadores, nosotros hemos arreglado una zona que estaba infrautilizada y otros se han aprovechado, porque me dicen que aquí vienen a hacer carreras gente de Sevilla, Huelva y hasta de Córdoba".

Los 120 socios de la entidad se quedan ahora sin un lugar para establecer su actividad: "Algunos podrán permitirse irse a Campillos y alquilar la pista, pero es triste que en la capital mundial del motociclismo no tengamos un sitio para desarrollar nuestra pasión. ¿Le compro unas botas a mi niño si el fútbol no le gusta y sí en cambio las motos?" se pregunta. "En Jerez, en cada barriada hay un campo de fútbol", reflexiona.

Sugar Racing es uno de los clubes que iba a colaborar con el Ayuntamiento en el Gran Premio de la Merced de septiembre, teniendo previstas algunas exhibiciones de pista, pero si no hay sitio para entrenar...  

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios