Entre paréntesis

Rafael Navas

rnavas@diariodejerez.com

Cainismo pirómano

Mientras Francia da ejemplo de unidad ante una crisis, aquí no nos ponemos de acuerdo ni para recibir dinero

Mientras todo el mundo fijaba sus ojos vidriosos sobre el símbolo de la Catedral de Notre Dame de París en llamas y hacía de ello un motivo para la unidad, aquí en España seguíamos, a una semana de las próximas elecciones generales, haciendo gala de nuestro cainismo crónico y pirómano. Un suceso de esa magnitud en nuestro país habría provocado una reacción bien diferente a la que hemos visto en Francia: el PSOE diría que la catedral ardió por un caso de corrupción del PP; el PP que por un caso de corrupción del PSOE; Ciudadanos que la culpa fue de un comando independentista; Podemos e IU que la Iglesia no sabe cuidar su patrimonio y Vox que fueron los islamistas.

Somos refractarios a los ejemplos que nos ofrece la Historia de las grandes naciones que han hecho de las desgracias una grandeza ('grandeur' la llaman los franceses) por su capacidad para afrontar desde la unidad y la generosidad los grandes retos y crisis. Preferimos esconder nuestros defectos y nuestras debilidades echando la culpa al vecino en lugar de pedirle ayuda.

La campaña de las elecciones generales que ya ha rebasado su ecuador está siendo de las más tensas, faltonas, antipáticas y menos constructivas que se recuerdan. Renacen odios ancestrales y resucitan fantasmas del pasado que parecían olvidados. Es el caldo de cultivo, por un lado, para los populismos más zafios, y de otro, el motivo para la indecisión votante más desesperada. No es de extrañar que alguien tan poco sospechoso de falta de paciencia y comprensión como el papa Francisco dijese hace unos días que le gustaría visitar España pero que lo hará "cuando haya paz". Y ahí lo dejó Su Santidad, sin dar más detalles, para que recojamos cada uno lo que tengamos que recoger.

Mientras en Francia a las 24 horas del incendio de Notre Dame se recogió más dinero del que hace falta para su reconstrucción, aquí no nos ponemos de acuerdo en los fondos que Europa ha destinado a la provincia a través de la denominada Iniciativa Territorial Integrada (ITI). ¿Cómo es posible que Gobierno central (en manos del PSOE) y Junta de Andalucía (en manos del PP) no hayan hecho un frente común para tratar de salvar esos cientos de millones de euros que deberían cambiar el sino de nuestra tierra? Es más, a veces da la sensación de que hay quienes prefieren que se pierdan por dejar en mal lugar al rival político y que éste no se apunte un tanto. ¿Tanto aprietan unas elecciones como para convertir un dinero que es para todos en un trofeo?

Cuánta envidia otra vez al ver que en Alemania, por ejemplo, conservadores y socialdemócratas se ponen de acuerdo no una sino varias legislaturas para no paralizar el país. Aquí, en España, en Andalucía o en Jerez, eso es una utopía. ¿Alguien se imagina a PSOE y PP pactando para solucionar los problemas y, de paso, ofrecer una imagen atractiva a los inversores extranjeros? Esos que, no olvidemos, ven un día sí y otro también que no nos ponemos de acuerdo ni para recibir dinero.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios