Entre paréntesis

Rafael Navas

rnavas@diariodejerez.com

Desazón Prime

Las inversiones no llegan solas a casa como si fueran un paquete de Amazon, hay que ir a buscarlas

El gigante de la logística Amazon ha elegido el polígono de Las Salinas en El Puerto para construir su nueva planta en el Sur de Europa, que creará unos 600 puestos de trabajo, según anunciaba esta semana el alcalde de la citada localidad, el popular Germán Beardo.

Esta decisión ha generado una polémica al denunciar el portavoz jerezano del PP, Antonio Saldaña, compañero de partido de Beardo, la supuesta pasividad del gobierno de Mamen Sánchez en este asunto. El delegado municipal de Captación de Inversiones y Empleo, Juan Antonio Cabello, intervenía tras la denuncia de Saldaña para decir que "no nos consta que Amazon haya buscado terrenos en Jerez".

La cuestión es saber si la multinacional de Jeff Bezos ha pasado de largo por aquí por inacción del gobierno local jerezano o si tenía muy claro desde un principio que lo que buscaba era El Puerto y Mamen, Cabello y su equipo no tenían nada que hacer.

Desde hace tiempo se sabía que Amazon estaba buscando un tercer centro logístico en Andalucía. Y Jerez, pese a su posición estratégica, sus nudos de transporte (autopista, aeropuerto, autovías) y su suelo en varios polígonos industriales ni siquiera se enteró o, si lo hizo, ni presentó candidatura.

Hay quien piensa que se trata de decisiones políticas, como cuando Jerez se quedó con Ikea, in extremis, cuando gobernaba la socialista Pilar Sánchez y el gobierno municipal de El Puerto no se llevaba tan bien con la Junta de Andalucía, entonces en manos del PSOE. Se puede hacer esa lectura porque no extrañan los hilos que puede mover la política en estos casos y se puede recurrir a ella como forma de consolarse.

Y evidentemente, como decía Cabello, que la de Amazon en El Puerto es una inversión que acabará beneficiando, al igual que Ikea o Luz Shopping, a todo el entorno, con jerezanos que acabarán trabajando -esperemos- en Las Salinas. La cuestión no es esa sino preguntarse por qué llevamos años, lustros ya, sin recibir una gran inversión, sobre todo industrial, en Jerez.

Desde el gran fiasco de la planta de Zahav, allá por 2009, todo han sido decepciones en el terreno industrial. Hace unos meses se perdió la inversión de Willis Lease para el mantenimiento y desguace de aviones junto al aeropuerto, que acabó en Ciudad Real, con el gobierno local echando balones fuera tras su marcha. De la 'famosa' fábrica de zapatos que se iba a instalar en la zona Sur en 2017 no se ha vuelto a saber nada, pese a que la empresa incluso estaba entre las que iban a recibir muchos millones en los fondos Reindus.

Y paremos de contar. Que una ciudad con los atractivos y las condiciones naturales de Jerez no haya sido objeto de una inversión de gran dimensión desde el Ikea de 2004 es para preocuparse. Que en el Ayuntamiento de Jerez exista una delegación de Captación de Inversiones (el nombre no lo puede dejar más claro) que no se haya enterado de que Amazon merodeaba por aquí o, si lo hizo, lo dio por perdido de antemano, es para hacérselo mirar. Las inversiones no llegan solas a casa como un envío de Amazon. Hay que ir a buscarlas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios