Quien a hierro mata, a hierro muere. ¿De verdad se esperaba Susana Díaz, que la dirección federal iba a bendecir su maniobra para situar en el Congreso a sus más fieles, dejando fuera a los que apoyaron a Pedro Sánchez cuando nadie daba un duro por él? ¿De verdad era tan ingenua de pensar que el líder socialista no le iba a pagar con la misma moneda en las Generales tras laminar a los pedristas en las autonómicas? Susana Díaz sabía perfectamente los riesgos que corría sin un acuerdo, pero prefirió seguir con su lucha de poder desafiando de nuevo a su eterno rival, con unas listas hechas a su medida. El resultado ya lo hemos visto este fin de semana. La secretaria regional "toma nota" y el PSOE andaluz sigue abriéndose en canal por una guerra que no tiene límites. La ambición de ambos le está saliendo muy cara al partido en su principal granero de votos, donde ha perdido ya su hegemonía tras casi 40 años de gobierno socialista. En apenas un mes, sabremos si la decisión de Ferraz ha sido la acertada o un ajuste de cuentas. De momento, lo que ha quedado claro, es que el líder socialista no quiere nada con el susanismo, siendo Cádiz una de las provincias más castigadas con una limpia total en las listas aprobadas por la militancia, eso sí, con una muy baja participación.

Un problema añadido es que la ex presidenta ya no tiene la Junta para acoger a los que se han quedado fuera en su pulso con Sánchez, con lo que la purga duele aún más. El 28 de abril serán los votantes socialistas los que tengan la última palabra y será Susana Díaz la que pueda responsabilizar a su líder si se repiten los malos resultados o Sánchez el que logre dar la estocada final a su eterna enemiga. Mientras llega ese día, éste ha conseguido situar en la provincia, como número uno, a Grande-Marlaska, uno de sus ministros más valorados. Da igual que el magistrado sea de la otra punta de España, como se ha criticado, o que pase sólo una semana de vacaciones en Costa Ballena. Pedro Sánchez sabe que buena parte de la batalla en la provincia se va a librar en el Campo de Gibraltar, como ocurrió en las autonómicas, y por eso le necesita ahí.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios