Uno de los temas más comentados de este verano ha sido, sin duda, la limpieza en las calles de nuestra ciudad. Todos éramos conscientes, y creo que el gobierno municipal el primero, que el estado de suciedad de nuestras vías públicas era incompatible con la imagen de una ciudad cuya principal industria es el turismo. Y no solo eso, también era, casi, una cuestión de emergencia sanitaria. Por eso todos los ciudadanos estaban expectantes con la nueva concesionaria de la limpieza pública, y la verdad que el plan de choque anunciado parece que va dando sus frutos.

En la columna del pasado sábado mi querido amigo Pepe Rodríguez Carrión ya comentaba el tema y creo recordar que mi admirado, y también columnista de este Diario de Jerez, Juan Manuel Sainz Peña, apuntaba en un anterior artículo en la misma dirección y ambos coincidían que la mejor limpieza estaba en manos de cada uno de nosotros y que el más limpio es el que no ensucia.

Por eso es de admirar el movimiento juvenil y espontáneo que ha surgido en Jerez estos días, el 'Greenteam', grupos de jóvenes que al principio fueron unos veinte los que limpiaron unos de los lugares donde se celebran "botellones "y otro día casi un centenar de ellos limpiaron el Gonzalez Hontoria, por cierto lugar bellísimo al que no encontramos uso salvo para la Feria y San Antón. Declaraba uno de los integrantes de este movimiento juvenil algo así como "El futuro en el que vamos a vivir queremos que sea limpio porque van en juego nuestra existencia". Y si no recordemos los océanos repletos de plásticos y como consecuencia los micro plásticos que ya se encuentran en algunos seres vivos.

Y si no recordar las palabras del Papa Francisco en su encíclica Laudato si, 213: "En la familia se cultivan los primero hábitos de amor y cuidado de la vida, como por ejemplo el uso correcto de las cosas, el orden y la limpieza, el respeto al ecosistema local y la protección de todos los seres creados". Pues eso.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios