Seguro que te has levantado temprano. O tarde, ¿qué más da? Ahora que estamos a martes, casi que te has olvidado de los resultados electorales. A no ser que seas uno de los que sigue llorando por la dimisión de Albert Rivera -se te permite el duelo, faltaría más-. Si no, sigues trabajando, como hasta ahora. Tampoco ha cambiado tanto la cosa. O sí, que el verde trae aparejado al blanco, pero no viene a pedir paz y esperanza. A lo que iba: no tiene sentido seguir pensando qué le pasa a la sociedad; por qué no vota como tú lo haces; qué puedes hacer para cambiarlo; o por qué no todo el mundo tiene el mismo sentido común que tienes tú. Con lo listos que somos todos y aquí seguimos: Jerez en quiebra, con un hartazgo político que asusta y peleando por salir adelante. Sin respuestas. El fin de semana no ha servido para nada. Bueno, sí, ahora ya sabemos que Teruel existe.

¿Extraños los resultados en Jerez y Andalucía? No. Pensamos que todos han tenido nuestras oportunidades, que todos tienen el mismo tiempo para reflexionar o que, simplemente, todos quieren pensar. Quizás no. Probablemente haya quien esté a gusto así, "con sus plantitas". Un personaje de Juego de Tronos dijo que "el pueblo reza por lluvia, salud y un verano que nunca termine. No le importan los juegos de los grandes señores". Resumido de un modo más castellano: ande yo caliente, ríase la gente. Entre eso y que algunos vasallos se piensan señores por tener un terreno yermo, la ecuación se resuelve sola.

El bipartidismo te engañó y los de la bandera también. Jugarán a decirte que tu pobreza es culpa de Cataluña o de los menas -niños-. ¿Y la solución? Alguno estará contento. El Congreso está muy lejos de Jerez. Y de Andalucía. No tanto de Teruel. Teruel existe; Jerez y Andalucía no.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios