Entre paréntesis

Rafael Navas

rnavas@diariodejerez.com

Motos que unen

A lo largo de treinta y tantos años, el circuito de Jerez ha hecho mucho por sumar en una provincia tan compleja

Pocas entidades, instituciones, empresas o colectivos han hecho tanto por unir la provincia como el circuito de Jerez. Lo vemos cada año por estas fechas desde hace más tres décadas. La inversión que a comienzos de los ochenta realizó esta ciudad, y a la que bastantes años después se sumaron otras instituciones con sus cánones para la celebración de pruebas, ha beneficiado ejercicio a ejercicio a toda la provincia. Por tierra, mar y aire. Desde la Sierra hasta el Campo de Gibraltar. Este año, hasta una naviera que opera desde Ceuta ha aprovechado el tirón del Mundial de Motos para ofrecer paquetes especiales para moteros que vengan desde allí. Cada vez son menos las localidades que se resisten a probar su trozo de tarta: en El Puerto, el festival Motor Circus trata de aprovechar el binomio música-motos y en Cádiz se ha creado en el paseo marítimo un evento, 'Motos frente al mar', en el que se incluyen el carnaval y el atún. Cualquier cosa por rentabilizar la llegada de más de doscientos mil visitantes en apenas dos o tres días, que es algo a lo que pocos pueden resistirse. Este año, además, se ha notado visiblemente una mayor afluencia, en consonancia con la evolución del turismo desde que comenzó el año, como ya se vio en la pasada Semana Santa. ¿Significa esto que el circuito y lo que arrastra -no sólo estos días- sea la panacea para una provincia que no sólo ha de vivir del turismo? Por supuesto que no, aunque el poso que deja para las visitas del resto del año, rompiendo la odiosa estacionalidad, es muy grande.

Aprovechemos esta tendencia mientras dure antes de que venga alguien y diga que las motos son contaminantes, que simbolizan la opresión o cualquier otra disquisición políticamente correcta y quedémonos, además de con el dato económico que no se puede negar, con otro no menos importante: el circuito de Jerez hace provincia. Sí, ese objetivo tan complejo en un rincón del mundo tan atomizado, con comarcas tan diferentes y chovinismos tan arraigados. Un trazado de velocidad y lo que reúne a su alrededor es capaz de conseguir lo que muchos otros proyectos, muchos responsables públicos y grupos políticos llevan años peleando. Dejémonos de absurdos protagonismos. Este Gran Premio es de toda Andalucía. Y de Jerez. Y de El Puerto. Y Cádiz, y Arcos, y Sanlúcar, Chipiona... allá hasta donde llegue una moto. ¿Qué conclusión debemos extraer de todo esto treinta y tantos años después? Entre otras, que ya nada es exclusivo de nadie.

Por todo ello, no estaría de más que el circuito de Jerez, el de la provincia, el de Andalucía, tuviese un reconocimiento más allá de su labor por promocionar el turismo. En el año 2012 se le reconoció desde la Diputación por el Día Mundial del Turismo, una mención más que merecida por lo que supone para el sector todo el año. Por algo más intangible pero no menos importante como es unir a los pueblos de la provincia en un objetivo común bien merecería que algún año, más pronto que tarde, se le concediese, por ejemplo, la Medalla de la Provincia de Cádiz.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios