Jerez íntimo

Marco Antonio Velo

marcoantoniovelo@gmail.com

Jerez, Doña, Domecq, Camas…

Alfa: Me lo comentó -satisfecho- el amigo Paco Camas al término del Pregón de la Feria del Caballo de Jerez -organizado por MAV-Comunicación y la asociación ‘El Cuadro’ con la colaboración y el respaldo directísimo del Ayuntamiento de la ciudad y del Aula de Cultura ‘Cultusema’-: “Esto va a más, a mucho más, por año. Este pregón se ha convertido en un auténtico acto social de la ciudad”. Suscribo por entero -de cabo a rabo, del hilo al pabilo, de pe a pa- la aseveración de Paco. Sin querer bailarle el agua al teniente de alcaldesa, a quien le asiste más razón que al santoral de ponga usted -preclaro lector- el nombre. Lo sucedido este pasado viernes noche en el Refectorio de los Claustros de Santo Domingo fue el súmmum del ideario ciudadano según los parámetros de elegancia estética y de reivindicación ética de las sagradas costumbres jerezanas -nomenclátor incluido- según su Feria del Caballo.

Tres pregoneros que encarnaron al triunvirato del noble arte de la oratoria al abrigo de sus especializaciones temáticas: el caballo en el dominio también verbal del Académico Correspondiente de la Real Academia de San Dionisio y ganadero de caballos hispano-árabes Felipe Morenés de Giles -¡gracias, Felipe, por recordarnos la joya literaria de Antonio León Manjón!-, el mundo taurino en la sapiencia y en la crítica fina -y fecundamente culta- del profesor Marciano Breña Galván -¡tu viaje exprés de ida y vuelta a Madrid no corrobora sino la caballerosidad y el incólume compromiso que mantienes con todo lo relativo a la grandeza del toro!- y el precoz y ya consagrado uso de la palabra -¡tan Blas de Otero!- del jovencísimo periodista -costumbrista en la dicción y vitalista en la homogeneización de lo racial- Juan Garrido para bracear la metáfora del baile y para afinar el entronque del cante. Por Juan supimos aquella anécdota de Lola Flores en la que la Faraona, tras una noche de sublimación del arte en no importa qué caseta castiza donde el cante germinaba a borbotones, dijo a la duquesa de Alba, al día siguiente y en una recogida de premios en Sevilla: “Vengo de Jerez de la Frontera, lo mejor del mundo entero, pero que en Feria ya es de otro planeta”. Que en Jerez -seamos autocríticos-300 personas respalden un acto cultural de índole literario -un Pregón ortodoxamente lo es- a veces constituye toda una pica en Flandes. Pues tal número de personas concurrieron al efecto. Lo saben a ciencia cierta los componentes del coro rociero ‘La Plata’, que amenizaron por sevillanas. Y también el colosal presentador del acto, en cadente estado de gracia, Manolo Doña. Vengo repitiendo por activa y por pasiva que Doña merece un reconocimiento -no tácito sino público y notorio- de la sociedad jerezana. El prestigiado locutor tiene cuerda para rato. Su interpretación -teatralizada de gestos y de cambios de timbres de voz- del inmortal poema de José María Pemán dedicado a la Feria de Jerez fue harto memorable. ¡Cómo estuvo Doña, señoras y señores! ¿Verdad que sí, José Luis Guerra, Conchi Cobos, Antonio Arcas de los Reyes?

Beta: Será este jueves de Feria, a las 14.00 horas en la caseta ‘Amigos de la Yeguada’ -sita en calle Moraíto-, cuando la Asociación Sombrero de Ala Ancha Jerezano, presidida por Álvaro Domecq Romero, haga entrega de los ‘Premios Sombreros de Oro’ a Tomás María y Felipe Miguel Morenés y de León (garrochista y amparador, ganadores del Campeonato de España de Acoso y Derribo) y a Canal Sur (concretamente a su director en Jerez Javier Benítez, “por su labor en la divulgación de nuestras tradiciones”). ¡Diez años ya! ¡Menudo correcaminos este tiempo tan grecolatino que jamás se detiene! Enhorabuena a los miembros de esta asociación con nombres propios: Fernando y José María Romero Benítez, Huberto y Nicolás Domecq Ybarra, Paco Cepero, Felipe Morenés, Félix Sollero, Luis y Antonio Domecq Domecq, Rafael Plaza, Luis Erquicia Domecq…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios