Entre paréntesis

Rafael Navas

rnavas@diariodejerez.com

Más cine, por favor

Cuando estos días se ven por televisión las vergonzosas imágenes de Barcelona y otras ciudades catalanas en llamas, llenas de delincuentes que campan a sus anchas destrozando lo que encuentran a su paso, vienen a la mente escenas de películas como Blade Runner o El Planeta de los Simios. Pero la mayoría de las personas que residen en esa comunidad autónoma se levantan temprano para trabajar, se comportan pacíficamente y sueñan con el día en que toda esta pesadilla creada por el independentismo se acabe ya de una vez. A veces conviene ponerse en la piel de quienes lo pasan mal para valorar lo que tenemos, bien sea hablando de salud, de trabajo o de algo tan fundamental como la paz.

Contrastan las escenas de ira que se viven estos días en Barcelona con las de templanza que visten las calles de Jerez. La serie de televisión que emitirá Amazon Prime Video, basada en la novela 'La Templanza' de María Dueñas, lleva más de un mes grabándose en diferentes localizaciones de la ciudad, alterando en ocasiones, como es lógico, la vida de muchos jerezanos. Es lo que tiene vivir en una ciudad que es en sí misma un plató de cine para el rodaje de películas históricas. Se puede entender, como ha pasado esta semana, al mes de rodaje, que algunos vecinos y comerciantes se quejen de las molestias que a veces provocan las grabaciones de escenas en plena calle. Es humano y para entender esas quejas hay que ponerse en el lugar de quien padece las molestias. Pero lo que no se puede es demonizar o denigrar una actividad que produce más beneficios que inconvenientes.

Más de una ciudad de nuestro entorno pagaría por estar en el lugar de Jerez, donde una producción como 'La Templanza' está generando numerosos efectos positivos en empresas auxiliares que colaboran en su realización, hoteles, restaurantes, entidades que alquilan sus locales, artistas locales que aparecerán en la serie y los mismos extras, a los que nunca viene mal el dinero que perciben. Consciente precisamente de esas molestias que puede ocasionar el rodaje, hay comercios que han recibido una compensación por permanecer largo tiempo cerrados durante las grabaciones. Posiblemente será imposible contentar a todos, pero tanto Amazon como la productora Boomerang están tratando de cuidar esos detalles. Y en tres meses de rodaje es también lógico que haya días en los que se produzcan fallos de organización en el corte de calles. De ahí a lanzar el mensaje de que esto no es bueno para Jerez, va un mundo. Si repasamos los sacrificios que durante todo el año realizan miles de jerezanos por diferentes fiestas o celebraciones (vienen a la mente la Semana Santa o la Feria del Caballo), probablemente encontremos casos de incomodidades, comenzando por las obras. Pero se supone que ese sacrificio individual es por un bien común. Y tener una ciudad que luzca ante el mundo por su belleza y su templanza es algo que hoy no tiene precio. Aunque sea políticamente incorrecto decir esto hoy, a veces el esfuerzo tiene su recompensa.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios