Xerez DFC-Xerez CD | El derbi Xerez contra Xerez

  • El XDFC necesita ganar para mantener intactas sus opciones de 'play-off'

  • El XCD, con el objetivo de dar una alegría en Chapín a su afición

Sergio Narváez y Álex Colorado se abrazan tras el derbi de la primera vuelta en La Juventud. Sergio Narváez y Álex Colorado se abrazan tras el derbi de la primera vuelta en La Juventud.

Sergio Narváez y Álex Colorado se abrazan tras el derbi de la primera vuelta en La Juventud. / Manuel Aranda

Derbi de pasión xerecista en un Sábado de Pasión que anuncia una semana grande, Semana Santa para el vencedor y de penitencia para el perdedor. Los dos Xerez, iguales en el nombre y poco más, vuelven a verse las caras frente a frente, esta vez en Chapín, lo que fue la casa del viejo y ahora lo es del joven. Efecé y SAD, pasado, presente y futuro del xerecismo, se miden en un derbi casero, jerezano y xerecista, con más morbo en la grada que en el campo, porque allí abajo son deportistas y la mayoría se conocen, algunos han compartido vestuario y batallas y no profesan el odio que sembraron no hace mucho dirigentes de unos más que de otros y también otros de más allá, y el que se sienta aludido seguro que no tiene la conciencia tranquila.

Así que con el xerecismo dividido en dos llega este envite, cuarto enfrentamiento entre Deportivo Fútbol Club y Club Deportivo. Y como el tiempo lo cura casi todo, cada vez este singular duelo se toma con mayor normalidad aunque sigue y seguirá habiendo quienes no esconden su tirria por el otro Xerez, algo por otra parte de lo más normal en esta bendita ciudad, en la que el divide et impera parece un dogma de fe.

Y si lo de los aficionados es incurable porque el corazón manda sobre la cabeza, fuera del terreno de juego solo hay que pedir respeto, que no es poco. A quitar hierro a lo que sigue siendo un juego han contribuido a lo largo de la semana futbolistas de unos y otros, que son y deben ser los protagonistas de esto aunque antes y después se alimente el morbo, que lo hay pero que no debería pasar de una rivalidad deportiva bien entendida salvo por los comepipas de turno.

Diario de Jerez ofrecerá a traves de la web la retransmisión del minuto a minuto del derbi

Y con los protagonistas, los jugadores, dando normalidad a un partido más del calendario pero que no es solo un partido más, lo cierto es que el envite xerecista se presenta plagado de atractivos, sobre todo por lo que se juega el anfitrión, lanzado en plena carrera hacia el 'play-off' de ascenso a Segunda B. A nadie escapa que el visitante, que vuelve a la que fue su casa no hace mucho, tratará de poner una piedra en el camino de su rival porque los derbis son así: si no me juego nada, al menos fastidiar al rival. Afición obliga: es fútbol.

Aunque se diga que en duelos de rivalidad no hay favorito y que en los derbis se igualan las fuerzas, está claro que el Xerez DFC se presenta con las apuestas de su lado por su trayectoria y números, además de la necesidad que tienen los locales de sumar los tres puntos para mantener el ritmo hacia la fase de ascenso. Con la impresionante racha de partidos sin perder y sin encajar goles, el equipo de Andrés García Tébar parece encarar la recta decisiva de la temporada en su mejor momento de forma, aunque esto hay que ratificarlo partido a partido.

El equipo de García Tébar es favorito y mira de reojo arriba: el Utrera perdió 1-2 ayer

A cinco jornadas del final, el Xerez Deportivo FC mira de reojo más hacia arriba -tiene a los dos primeros a 6 puntos, el Utrera perdió ayer y ha de visitar al Cádiz B- que hacia abajo, con Los Barrios a tres puntos y Betis Deportivo, Algeciras y Córdoba B a 5. El equipo de García Tébar no baja el ritmo y los rivales no son capaces de seguirlo: el técnico albaceteño llegó al banquillo a 7 puntos del cuarto y ya saca 3 de ventaja al quinto, por lo que de mantener el nivel no es descabellado aspirar a acabar mucho más arriba, sobre todo teniendo en cuenta el tropiezo del Utrera y que hay un enfrentamiento directo contra el Cádiz B, ahora segundo.

Pero eso llegará después: ahora toca otro derbi, el de casa, adelantado al sábado en un fin de semana plagado de trompetas en una jornada con hermandades en la calle aunque no en Carrera Oficial, lo que no es poco en una ciudad que vive como pocas la Semana Santa, y con los ecos de los trompetazos y trompeteros de primavera, que también tienen su público allá en el Circuito.

A cinco jornadas del final, el Xerez CD se presenta con los deberes hechos y la permanencia conseguida en una campaña de nuevo de lo más complicada, con dos entrenadores y medio -Calle todavía no se puede sentar en el banquillo-, demasiadas idas y venidas de futbolistas tras el enfado de Oliver por un amago de plante que aún colea en la AFE y los problemas institucionales de siempre, con el equipo en La Granja aunque cierto es que los pagos han mejorado con respecto a la temporada pasada.

Para el Deportivo, la motivación es el derbi: aguar la fiesta al vecino y que la fiesta sea para sus aficionados. El reto no es baladí porque a la entidad del rival se une un escenario al que ya no está acostumbrado, con unas dimensiones que van a exigirle físicamente más de lo habitual pero los visitantes anuncian batalla: cualquiera que haya jugado al fútbol, aunque sea en una pachanga callejera con los amigos, sale a ganar y a nadie le gusta perder.

Xerez contra Xerez, un derbi que tendrá una resaca más larga que lo habitual porque el Domingo de Resurrección no hay jornada y el eco resonará hasta los próximos derbis, el Xerez DFC contra el Cádiz B y el Xerez CD contra el Guadalcacín. Semana Santa de pasión para el vencedor y de penitencia para el perdedor. Chapín decide.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios