Jerez

La media de espera para acudir a la ITV en Jerez se acerca a los dos meses

  • La acumulación de casos tras el estado de alarma y las citas previas han provocado la demora

  • La empresa que gestiona el servicio asume la situación y asegura que "estamos redoblando esfuerzos"

La media de espera para acudir a la ITV en Jerez se acerca a los dos meses La media de espera para acudir a la ITV en Jerez se acerca a los dos meses

La media de espera para acudir a la ITV en Jerez se acerca a los dos meses / Pascual

El estado de alarma y el confinamiento ha provocado tal colapso en las estaciones de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) que a día de hoy resulta complicado pasarla con normalidad. Así lo denuncian diversos particulares de la ciudad, al no poder coger cita para las próximas semanas.

Es más si en septiembre la media de espera para poder acudir a la estación de Jerez era de mes y medio, en las últimas semanas, el tiempo de espera ha aumentado hasta los dos meses.

Hay que recordar que la paralización de este servicio supuso la publicación por parte del Ministerio de Sanidad de una orden por la que se establecían medidas especiales para la inspección técnica de vehículos, estableciéndose así una moratoria para aquellos cuyas inspecciones habían caducado durante el confinamiento.

Asimismo, a estos vehículos se les concedía una prórroga de quince días naturales por cada semana transcurrida desde el comienzo de ese periodo hasta que se hubiera producido el vencimiento.

También, a través de un Real-Decreto aprobado por el Gobierno de España, se dio una prórroga de 3 meses a los vehículos que les caducaba después del estado de alarma, de tal forma que, a la espera de la cita se podía circular sin miedo a que te multaran. Eso sí, esta posibilidad finalizaba el pasado 31 de agosto.

Esta última medida entró en vigor sábado 16 de mayo con la intención de que hubiera un desembarco escalonado en las ITV y se evitara así la saturación de las estaciones, dado que se han acumulado un gran número de vehículos con la ITV caducada.

Esta saturación no se ha solventado actualmente, de ahí que algunos usuarios hayan denunciado que a día de hoy no pueden coger cita con antelación, ya que desde la plataforma de las ITVs se insiste en que “estamos priorizando a los vehículos cuya ITV está próxima a su fecha de vencimiento o ya está vencida, por lo que no es posible ofrecerle la cita que solicita”. Esta situación, que se repite en toda la provincia, sólo posibilita coger cita con un mes de antelación, con lo cual, el usuario sabe ya a priori que como mínimo va a estar un mes sin ITV con los riesgos que todo eso conlleva si circulamos con nuestro vehículo.

Los usuarios están indignados "porque luego te multan y no tienen en cuenta lo que está pasando"

Lo cierto es que los que consiguen la cita no lo hacen con menos de dos meses de espera, una situación que “es un problema porque luego sales a la carretera y como no tengas pasada la ITV, la multa te la ponen”. Estos usuarios lamentan que “nosotros no tenemos prórroga como ha ocurrido a los que tenían caducada la ITV durante el confinamiento, y nos vemos desamparados”.

Desde VEIASA, la empresa que gestiona estas estaciones en Andalucía, se reconoce el problema y se informa que “en nuestra comunidad autónoma se acumularon tras el estado de alarma 1.216.000 vehículos que requerían pasar la ITV, un servicio que con la pandemia se presta con cita previa, como ocurre con otros muchos servicios públicos”.

Esta circunstancia “también ha limitado el funcionamiento habitual de las inspecciones, teniendo en cuenta que antes del estado de alarma, aproximadamente el 18% de los usuarios acudían directamente a la estación para pasar la ITV sin cita. Como consecuencia de ello, necesariamente los días de espera se han incrementado”.

No obstante, pese a esta situación, “a 14 de septiembre ya se habían inspeccionado casi 585.000 vehículos, gracias a que se están realizando más inspecciones, aproximadamente un 15% más que en el mismo periodo de 2019; y a que se ha contratado a más personal”, apuntan desde la Consejería de Trasnformación Económica, de la que depende el servicio.

Desde la empresa se asegura que “al no ser una entidad plenamente autónoma, pues como empresa pública tiene las limitaciones derivadas de su condición”, a lo que hay que sumar que “no ha recibido la consideración de servicio esencial, con el perjuicio que ello nos genera”.

VEIASA son conscientes “del perjuicio que para el desarrollo de las actividades profesionales y familiares” y para ello “estamos redoblando esfuerzos y recursos para reducir en todo lo posible las consecuencias”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios