Mundo

Israel ampliará sus colonias pese a la presión internacional

  • El Gobierno de Netanyahu aprueba la construcción de 455 nuevas viviendas en sus asentamientos de Cisjordania

Israel autorizó ayer la construcción de medio millar de viviendas más en sus colonias de Cisjordania ocupada, una decisión que los palestinos calificaron de "desafío" a los esfuerzos internacionales para reactivar el proceso de paz.

Según la prensa local, la medida trata de contentar a los colonos judíos ante una paralización de la ampliación de los asentamientos que Israel adoptaría durante la visita este fin de semana a la región del enviado de EEUU para Oriente Próximo, George Mitchell.

La autorización fue firmada por el ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, y da luz verde para construir 455 casas en colonias cuya anexión pretende el Estado judío en una eventual reanudación de la negociación para la creación de un estado palestino independiente.

Unas 160 viviendas serán construidas en el bloque de Gush Etzion, en el distrito de Belén y al suroeste de Jerusalén; otras 190 en asentamientos que se sitúan alrededor de la ciudad santa; y un centenar más en la localidad de Modiin y el valle del Jordán.

El Gobierno israelí afirmó que los proyectos se localizan al lado de la Linea Verde aunque el secretario general del movimiento Paz Ahora, Yariv Oppenheimer, aseguró que "algunos están a decenas de kilómetros" de ese trazado, que separa Israel y Cisjordania.

"Los colonos han recibido del Gobierno un buen regalo de Año Nuevo", recalcó Oppenheimer en alusión a la próxima celebración de esa festividad, de acuerdo con el calendario tradicional judío.

La medida fue también criticada por el jefe negociador palestino, Saeb Erekat, que la consideró "un serio desafío" a los esfuerzos de la comunidad internacional para poner fin al conflicto regional.

Erekat subrayó que varios de los proyectos se levantarán "en asentamientos de y alrededor de Jerusalén Este", donde los palestinos exigen establecer la capital de su futuro Estado.

"Representa un serio desafío a la comunidad internacional, que durante los últimos ocho meses ha exigido con claridad a las dos partes el respeto del derecho internacional para crear un ambiente que permita la reanudación de negociaciones serias", precisó.

Unos 300.000 colonos judíos residen en más de un centenar de asentamientos repartidos por Cisjordania, y otros 200.000 lo hacen en Jerusalén Este, los dos territorios donde, junto a la franja de Gaza, se establecería el futuro estado independiente palestino.

Retomar el camino para alcanzar esa meta es el objetivo que traerá de nuevo a Mitchell a Oriente Medio, según el plan que ha propuesto el presidente norteamericano, Barak Obama, y que incluye asimismo una normalización entre Israel y el Mundo Arabe.

Obama exige una paralización del crecimiento de las colonias judías en suelo palestino para reanudar el proceso de paz, y ofrece a cambio sus buenos oficios para que los países árabes realicen gestos en favor del reconocimiento de la existencia de Israel.

Aunque todas las partes han expresado extra oficialmente su acuerdo, la nueva ampliación de los asentamientos en territorio ocupado decidida ayer puede poner en peligro su celebración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios