Xerez CD

Durísimo castigo en 'La Catedral'

  • Los azulinos fueron muy superiores al cuadro de Caparrós pero se dejaron en San Mamés tres puntos vitales para su remontada. El Deportivo perdonó a la contra y dio vida a los rojiblancos, a los que una vez más salvó Llorente

El Xerez debió de dar la campanada en 'La Catedral' por fútbol, por ganas, por ocasiones y por intensidad pero una vez más el fútbol volvió a ser injusto con un equipo que lo hizo casi todo bien para ganar. La tónica no cambia y la reacción con Gorosito, en lo que a resultados se refiere, se ha visto trunca de forma tan increíble como dolorosa.

Pero claro, el fútbol no entiende de valientes, ni de justicia o injusticia, todo se reduce a los fríos números y los números dicen que un tal Llorente hizo dos goles en la segunda parte, el último a falta de cuatro minutos para el final, y terminó con las ilusiones de un colista descarado, atrevido y que nunca se mostró como tal en un santuario de tanto rango, un escenario que a punto estuvo de profanar con todas las de la ley.

Y eso que el partido comenzó de la peor forma posible para los de Gorosito, ya que cuando apenas se llevaba un minuto de juego, Iker Muniain adelantó a los rojiblancos tras cabecear un buen centro desde la banda derecha de Toquero.

San Mamés rugió pero el Xerez no se asustó y a los ocho minutos ya tuvo una clara oportunidad para empatar, pero Iraizoz rectificó sobre la marcha y metió bien la mano para desviar a saque de esquina un remate de vaselina de Bermejo. Pero un minuto después, llegaba la campanada. Moreno enganchó desde la frontal una volea al estilo Zidane que se coló como un obús en la portería de un sorprendido Iraizoz. El valenciano lograba la igualada con un golazo que si lo llega a meter Guti o Messi….

El Xerez, tras nivelar la impetuosa salida de los rojiblancos, mantuvo perfectamente el tipo, con un Keita que iba a todas y con un Víctor Sánchez con criterio, ante un cuadro local incapaz de tener fluidez para crear problemas a Renan, que sólo tuvo que meter la manopla en el minuto 24 para despejar un centro-chut de Pablo Orbaiz que se envenenó un poco.

Los azulinos no se conformaban con el empate y, crecidos por su toque de balón y la falta de ideas de los de Caparrós, fueron capaces de darle la vuelta al marcador con un buen gol de Mario Bermejo, que picó la pelota por encima de Iraizoz tras una contra que inició Keita y que secundó con gran maestría Momo, con un pase entre línea que merecía una buena recompensa.

Todo el estadio enmudeció totalmente por el descaro del colista y abroncó como nunca al colegiado, que no quiso ver nada en el descuento en el área azulina tras un encontronazo de Gioda con Muniain después de que a Renan le hicieran falta en el área pequeña. Antes, los locales habían reclamado dos penaltis, uno de Sidi Keita a Javi Martínez que no existió para nada y otro posible por manos de Leandro.

La segunda parte arrancó con un Athletic con más ganas, presionando más y un cambio en su once. Pablo Orbaiz se quedó en la caseta y en su lugar entró Susaeta. Los azulinos, con la 'tranquilidad' que les daba el ir por delante en el marcador, tuvieron que dar un pequeño paso atrás pero aún así, a los 52 minutos, Keita recogió un buen balón en la frontal tras un saque de esquina de Carlos Calvo pero su disparo se le marchó alto y desviado. Además, a la hora de partido, Bermejo tuvo la sentencia tras otro buen centro de Momo. El delantero cántabro remató fuera.

Y cuanto todo hacía presagiar que el 1-3 llegaría en una contra porque los xerecistas encontraban huecos ante los balones a la olla y a la desesperada de los locales, Llorente no perdonó y niveló un partido intenso y cargado de emoción, en el que el gol podía caer de cualquier bando. Cayó del lado del equipo que menos los había merecido pero del lado del equipo que cuenta con uno de los mejores delanteros españoles de la Liga. El 'matador' nunca falla.

Y tan bueno que es porque cuando sólo faltaban cuatro minutos para el final del choque, asestó un nuevo golpe al Deportivo y esta vez mortal. En otra demostración de nueve nueve, hizo el 3-2.

Aún así, el Xerez murió con las botas puestas y sobre la campana, Alustiza, que debutó, tuvo el 3-3. El balón le cayó en la zurda, no le pegó bien y el disparo no acabó en gol. Hubiese sido una justa recompensa pero...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios