Poeta Laureado

Simon Armitage, el poeta de la reina de Inglaterra y del vino de Jerez

  • Simon Armitage define el sherry como “poesía líquida” en el acto protocolario de entrega de una bota de jerez al nuevo Poeta Laureado

Brindis del nuevo 'Poeta Laureado', Simon Armitage, con Beltrán Domecq, César Saldaña y Graham Hines, ayer en la bodega San Ginés. Brindis del nuevo 'Poeta Laureado', Simon Armitage, con Beltrán Domecq, César Saldaña y Graham Hines, ayer en la bodega San Ginés.

Brindis del nuevo 'Poeta Laureado', Simon Armitage, con Beltrán Domecq, César Saldaña y Graham Hines, ayer en la bodega San Ginés. / Miguel Ángel González

Simon Armitage se puso ayer las botas, o mejor dicho, la bota de vino de Jerez que le corresponde tras su nombramiento el pasado mes de mayo por parte de la Reina Isabel II como nuevo Poeta Laureado del Reino Unido. El poeta, dramaturgo y novelista británico, como muchos de sus antecesores, asistió ayer en la bodega de San Ginés al acto protocolario de la entrega de su premio en especie, que equivale a 720 botellas de vino, al tiempo que plasmó su firma en una bota en la que dejó escrito “poesía líquida”.

Acompañado del presidente y el director general del Consejo Regulador, Beltrán Domecq y César Saldaña, el Laureado dijo sentirse honrado con este regalo “único y extraordinario” que es parte de la tradición de un título en cuya nómina figuran “nombres tan famosos como Williams Wordsworth y Alfred Lord Tennyson, que han dejado huellas como cráteres de meteoros en el paisaje de la poesía británica”.

Armitage llegó al Consejo Regulador pasado el mediodía para seleccionar los tipos de vinos en los que se materializará su premio: amontillado, por el que mostró su predilección, así como fino y cream, este último por ser el jerez más popular en su país. Como avanzó en su día, reservará una parte del premio para consumo propio, mientras que el resto la destinará a subastas con fines benéficos y para brindar en actos de divulgación de la poesía y la literatura.

Armitage firma en el libro de honor en presencia del presidente y el director general del Consejo Regulador. Armitage firma en el libro de honor en presencia del presidente y el director general del Consejo Regulador.

Armitage firma en el libro de honor en presencia del presidente y el director general del Consejo Regulador. / Miguel Ángel González

En su discurso de agradecimiento, desveló que su primer contacto con el sherry se produjo tras una visita al también ‘Laureado’ Ted Hugues, además de “mi gran héroe y referente cuando comencé a escribir”, quien le obsequió con una botella de su jerez, etiquetado con una abubilla dibujada a mano.

Precisamente, otra ave, el Marsden Cuckoo (Cuco de Marsden) preside la etiqueta del jerez del nuevo ‘Poeta Laureado’, cuyo diseño ha sido realizado por su esposa Sue en homenaje a esta icónica especie de su ciudad natal que anuncia la llegada de la primavera.

Armitage confesó que nunca imaginó que algún día entraría a formar parte de los laureados y que recibiría su propio cargamento de jerez, aunque sí fantaseó con esa posibilidad. Y aunque el condado de Yorkshire es conocido por su cerveza, y “de hecho algunas de las mayores cerveceras del país se encuentran cerca de donde vivo”, el escritor ironizó con la posibilidad de que en su tierra natal, a causa del cambio climático que ha permitido la plantación de vides en el norte de Inglaterra, con ocasión del nombramiento del próximo ‘Laureado’ puedan corresponder con “un oloroso o un amontillado de Huddersfield”, su lugar de residencia.

El poeta británico posa con Beltrán Domecq junto a la bota en la que escribió 'poesía líquida' en alusión al vino de Jerez. El poeta británico posa con Beltrán Domecq junto a la bota en la que escribió 'poesía líquida' en alusión al vino de Jerez.

El poeta británico posa con Beltrán Domecq junto a la bota en la que escribió 'poesía líquida' en alusión al vino de Jerez. / Miguel Ángel González

Lástima que el día que se dio a conocer su nombramiento aún fuera un neófito en el tema del jerez, pues según explicó, en las docenas de entrevistas que concedió a la prensa, las preguntas más frecuentes fueron sobre el sherry.

El representante del Consejo Regulador en el Reino Unido ya jubilado, Graham Hines, presente ayer en el acto, se encargó de solventar esta carencia, para lo que no dudó en plantarse en casa de Armitage a fin de proveerle de vino y explicarle su historia. “Tres meses después, desde luego no me considero un experto en jerez, pero sé distinguir diferentes estilos como el fino y el cream, lo mismo que muchos de mis amigos y parientes, que ahora llegan sedientos y con un ojo puesto en la vitrina en la que guardo las bebidas”, bromeó.

Armitage espera que el sherry le inspire como a sus antecesores para dedicarle unos versos

Aunque el vino y la creación artística no hacen buenas migas, el poeta de la reina de Inglaterra declaró que “acostumbro a tomar una copa al final del día, cuando termino de trabajar y empiezo a soñar, y espero que el jerez sea fuente de inspiración también para mí”, como lo fue en su día para muchos de sus antecesores y otros ilustres escritores británicos.

Simon Armitage hizo gala del “profundo ingenio” de su trabajo, no exento de humor y visión crítica, por el que fue elegido para ostentar el título los próximos 10 años. Prueba de ello, y en alusión al Brexit, el poeta indicó que gestos de cercanía como el de ayer “son especialmente importantes en momentos de tensión en las relaciones del Reino Unido con la Europa continental”, nada que no pueda romper el vino y la poesía, “que van mucho más allá de las fronteras para penetrar en el corazón y en la sangre, que es lo que importa”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios