Nueva Corporación Municipal De bodas, bautizos e investidura

  • La constitución de la nueva corporación municipal se desarrolla en un ambiente tranquilo, nada que ver con hace cuatro años, cuando hubo insultos, brindis, pitos y pancartas

Son las doce de la mañana. Un grupo de invitados a una boda espera ante San Dionisio. Nada de brindis. Nada de pancartas. Ni de reproches. Nada que ver con hace cuatro años, cuando concejales de Ganemos y simpatizantes de la formación hicieron una auténtica fiesta ante el Cabildo Viejo. Nada que ver con hace cuatro años, cuando Mamen Sánchez salió prácticamente a hombros por los trabajadores despedidos en el ERE del Ayuntamiento y a gritos de ‘nos hacías falta Mamen’.

En esta jornada de investidura Sánchez volvió a salir del salón plenario como alcaldesa, pero la tónica general fue de tranquilidad. Una tranquilidad que casi roza el aburrimiento. Una sesión nada estridente en la que los zapatos de la regidora volvieron a ser protagonistas. Sí, antes del inicio de la investidura se escucharon comentarios sobre el posible calzado de Sánchez y fue ella la que con gracia –tal y como actuó hace cuatro años cuando la repercusión llegó a ser internacional– invitó a los fotógrafos a tomar imágenes de sus pies: “Podéis hacerle una foto a mis zapatos”. Y el público rió.

Como rió cuando el secretario municipal recordó que dentro de los sobres de los concejales estaban las “papelinas”, en lugar de ‘papeletas’. Cosas del directo.

Y de directos sabe lo suyo el cantante Alejandro Sanz, que también estuvo presente en Jerez. ¿Cómo? De la mano del líder del PP, Antonio Saldaña, y su discurso en el que llamó la atención sus reiteradas frases con “no es lo mismo”, hasta llegar a decir “no es lo mismo ser que estar”. Más de un periodista que seguía el pleno desde la sala de prensa –gracias Ana por los pasteles– se movió al ritmo de ‘no essss lo mismoooo’.

El conocido como ‘pasillo de los alcaldes’ –en el que están colgados los retratos de los regidores jerezanos– se convirtió en un auténtico photocall para los asistentes. Sobre todo, para los nuevos concejales, que no quisieron perder la oportunidad de guardar en el teléfono una imagen con la familia. Al igual que el patio del Ayuntamiento, que sirvió de marco para que los concejales del PP se fotografiaran mientras unos niños jugaban alrededor, como si acabaran de bautizar a la más pequeña.

En la salida del Ayuntamiento por calle Letrados –rincón por cierto de los fumadores– esperaban a Kika González (Ganemos) familia, compañeros de formación y amigos. “¡Qué viene, qué viene!”, alertaba una mujer al grupo para recibir con un sentido aplauso a González. La concejal los abrazó emocionada, especialmente a Santiago Sánchez, y se fueron a “celebrarlo”. Sin brindis pero sin perder la sonrisa.

Unos 90 invitados aproximadamente han sido testigos este sábado de la investidura. Entre ellos, representantes del sector social, vecinal, económico, deportivo y de las fuerzas de la seguridad. Eso sí, se esperaba la asistencia de Pedro Pacheco pero finalmente la silla quedó vacía.

El verde de la blusa de Carmen Menacho, de Adifi, llamó la atención de la alcaldesa, y Carmen Collado –hasta ahora delegada de Acción Social– se acercó a la presidenta de la Asociación de Personas con Discapacidad Física para decirle entre risas “me tienes que aguantar otros cuatro años más. ¡La que te ha caído!”.

Poco después de las doce del mediodía todo se había disuelto en Consistorio. En esta ocasión los que brindarían en la plaza de la Asunción tuvieron que ser los novios de San Dionisio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios