Energías renovables en el viñedo protegido del Marco

Los afectados del parque eólico El Barroso se sienten "traicionados" por el Ayuntamiento

Un camión de las obras de construcción del parque eólico El Barroso junto a los molinos de viento en las inmediaciones del viñedo protegido del Marco.

Un camión de las obras de construcción del parque eólico El Barroso junto a los molinos de viento en las inmediaciones del viñedo protegido del Marco. / Miguel Ángel González

Los afectados por el parque eólico El Barroso, que construye Capital Energy en el viñedo protegido del Marco, están muy decepcionados con el gobierno local. “Dice una cosa y hace lo contrario”, señala un portavoz de la asociación Paisajes y Viñedos de Jerez, muy contrariado por el nuevo convenio suscrito por el Ayuntamiento con la promotora del proyecto que considera una “traición” a los viñistas y bodegas, y con el que el ejecutivo de Mamen Sánchez “vuelve a tomar partido a favor de la empresa en contra del interés general”.

Los defensores del patrimonio vitícola, que cuestionan la legalidad de la licencia municipal de obras concedida a Capital Energy, lamentan que el gobierno local no haya esperado, si quiera, a que se resuelva el procedimiento administrativo de la declaración de utilidad pública, aún abierto, para exhibir su bendición al proyecto con la firma de un convenio con el que se “contradice”, porque “el Ayuntamiento siempre ha dicho que no está de acuerdo con este proyecto, pero que no tenía otra opción”.

“En lugar de proteger el viñedo y a los viñistas que están siendo presionados por la empresa para que firmen su conformidad a la ocupación de sus tierras, el Ayuntamiento toma partido por una gran empresa, con miras cortoplacistas, a cambio de los 90.000 euros anuales –que ingresarán las arcas municipales vía impuestos– y de los pocos puestos de trabajo que generará el parque cuando esté en funcionamiento frente a las inversiones y el empleo que se van a perder en la zona del viñedo protegido”.

"El gobierno local bendice el proyecto con miras cortoplacistas a cambio de 90.000 euros anuales"

Sentencias esperanzadoras

Mientras esperan la resolución de las alegaciones, del orden de medio centenar, presentadas a la declaración de utilidad pública tanto por los afectados como por instituciones y organizaciones –Consejo Regulador, Ecologistas en Acción, Sociedad Jerezana del Vino...–, a título colectivo, la asociación Paisajes y Viñedos de Jerez sigue recabando argumentos para, en caso de no lograr la paralización del proyecto en su actual fase administrativa, acudir en última instancia a los tribunales.

En concreto, los afectados han tenido conocimiento de tres sentencias judiciales contra proyectos de energías renovables por infracciones similares a las denunciadas en el parque eólico El Barroso que sientan jurisprudencia y les dan esperanzas.

El primero de estos fallos judiciales, emitido por el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura en 2011, razona y fundamenta jurídicamente la protección del paisaje y valores ambientales apoyándose en una sentencia anterior de la Sala Territorial de Valladolid por el que se declara nula la autorización administrativa para la instalación de un parque eólico en suelo protegido.

“Cuando el planeamiento urbanístico general del municipio en que pretende instalarse un parque eólico, confiere a los terrenos una especial protección medioambiental, como en el caso de autos, no puede autorizarse su instalación por resultar incompatible dicha instalación con las previsiones de la ordenación territorial que ha de considerarse de aplicación preferente”, señala la resolución judicial, que abunda en la necesidad de “compatibilizar el aprovechamiento de la energía eólica con la conservación y mantenimiento de los valores ambientales del medio natural”.

Cabe recordar que Urbanismo de Jerez rechazó en 2019 en su día la propuesta de la Asociación de la Ruta del Vino y el Brandy del Marco de Jerez para ampliar la protección de los pagos históricos sobre los que se asienta el proyecto de El Barroso frente al avance de las energías renovables al entender, según consta en el informe técnico de respuesta, que dicha protección ya estaba garantizada por el PGOU y por el Plan Especial de Ordenación de Recursos Eólicos del término municipal jerezano, limitación que, sin embargo, no impidió que se le concediera la licencia de obras a Capital Energy.

Las otras dos sentencias, en este caso fechadas el 9 de febrero de 2022 por el Tribunal Supremo, que ratifica un fallo anterior del Tribunal Superior de Xusticia de Galicia en contra de los proyectos de los parques eólicos Sasdónigas fase I y fase II, en funcionamiento en Lugo desde 2019, al entender que la división del parque para lograr la declaración de impacto ambiental era “artificial”.

Al margen de que una de las fases “carece de los elementos y equipamientos necesarios para ser considerada una instalación independiente”, el Supremo interpreta que “tampoco se han tenido en cuenta los efectos acumulativos de sendas fases del parque eólico en conjunto, lo que comporta la nulidad de la declaración de impacto ambiental”.

Según el fallo judicial, la Xunta de Galicia aprobó dicha declaración de impacto ambiental sin valorar “de forma correcta elementos de especial protección, tales como el Camino de Santiago, un yacimiento arqueológico y dos lagunas”.

“El primero de estos proyectos lo tumbaron porque se asentó en suelo protegido y el segundo, porque lo fragmentaron como si fueran dos cuando la declaración de impacto ambiental es un todo”, indica el portavoz de Paisajes y Viñedos de Jerez en la que se integran los afectados del proyecto de Capital Energy.

Las alegaciones contra la utilidad pública de El Barroso documentan multitud de posibles incumplimientos urbanísticos y ambientales por su afección, entre otros, al viñedo histórico del Marco catalogado como Zona de Paisaje Sensible y al Cerro Pelado, hito paisajístico de Especial Protección en el que se enclava el parque pese a estar prohibido el movimiento de tierra, así como a cauces del dominio público hidráulico, vías pecuarias de utilidad pública y yacimientos arqueológicos.

Los afectados también denuncian la división del proyecto de El Barroso, de un lado el parque eólico con los molinos de viento y de otro, su línea de evacuación, con el tendido eléctrico que atraviesa numerosas viñas de los pagos de Macharnudo, Añina y Balbaína, para los que Capital Energy solicitó la declaración de impacto ambiental de la Junta de Andalucía por separado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios